Editorial: Los latinos de California

Estas cifras presentan un gran desafío para los latinos y los californianos en general.
Editorial: Los latinos de California
Latinos en el centro de Los Ángeles.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinion

ENGLISH VERSION
La Oficina del Censo confirmó esta semana lo que se venía diciendo: Los latinos son la primera minoría en California. O sea que en nuestro Estado no hay ninguna mayoría absoluta de población en cuanto a raza y etnicidad. Esto tiene serias repercusiones en cuanto al presente y al futuro.

El cambio demográfico tiene un movimiento lento pero imparable que  marca momentos claves de transformación. Uno de ellos es julio del 2014 que fue ratificado como la ocasión en que los latinos sumaron 14.99 millones de personas en comparación a 14.94 millones de anglos.

Al ver de los observadores, este crecimiento se debe menos a la inmigración y más al que segundas y terceras generaciones de estos inmigrantes están formando familias, lo que da por tierra las teorías nativistas de que el aumento es resultado de una frontera descontrolada.

Estas cifras presentan un gran desafío para los latinos y los californianos en general.

Para los latinos el aumento de población está desfasado de la representatividad política, por la disparidad entre las cantidad de votantes y habitantes. Parte de esa diferencia es la gran cantidad de indocumentados hispanos, aunque también hay una gran cantidad de residentes legales no se atreven a dar el paso a la ciudadanía, que en el caso de México y otras naciones, no significa renunciar a la tierra materna. Es importante también que los ciudadanos en edad de votar se registren para hacerlo y acudan a las urnas.

Esta situación también presenta un reto para California ya que debe incorporar plenamente la mayor cantidad de latinos posible para crecer sin crear castas. La licencia de conducir para indocumentados ayudó a su participación en la economía, el aceptar que residentes legales integren las mesas electorales les da un papel en el sistema político. Mientras que la entrada de residentes a los jurados fue vetada por el gobernador Brown, y  sea considerado dar voto al residente legal en elecciones locales, como de distrito escolar.

Al fijarse las prioridades de California hay que tomar en cuenta la realidad demográfica y trabajar con el fin de preparar e incorporar a los latinos plenamente en esta sociedad,  porque ellos son californianos con y sin papeles.