Justicia salvadoreña: los pandilleros son terroristas

Pese a algunas voces críticas, la declaratoria de la Corte ha recibido una aceptación general
Justicia salvadoreña: los pandilleros son terroristas
Familiares identifican a las víctimas de la masacre en el penal de Quezaltepeque.
Foto: EFE

San Salvador.- La declaratoria de “terroristas” a las pandillas violentas o maras emitida el lunes por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), de El Salvador, parece haber unido a la sociedad salvadoreña, agobiada por la criminalidad y la polarización política.

La llamada sala mayor de la CSJ falló en favor de declarar como “terrorista” a las agrupaciones ilícitas conocidas como maras, en especial, la Mara Salvatrucha (MS13), la Barrio 18, la Mara Mao Mao y todos aquellos grupos que se dediquen a hacer acciones que “atemoricen” o “aterroricen” a la sociedad.

Las pandillas salvadoreñas constantemente provocan incertidumbre o temor general. “Masacran personas, hasta un niño de meses; paran el transporte urbano; queman autobuses con personas adentro; se masacran en las cárceles, como la del pasado fin de semana… eso es terrorismo”, dijo a este diario, Fidelia Sánchez, una vendedora ambulante de frutas de San Salvador, quien afirmó ser también víctima de las extorsiones de los pandilleros.

“Hoy no habrá excusa alguna para que algún juez de la República no aplique la Ley contra Actos de Terrorismo”, aseveró con satisfacción el diputado del conservador partido Gran Alianza Nacionalista (GANA), Guillermo Gallegos, quien ha sido promotor de acciones duras contra las acciones delincuenciales de las pandillas, incluso ha solicitado la restauración de la pena de muerte.

El partido oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) también expresó satisfacción ante el fallo del máximo órgano judicial. El legislador Santiago Flores apuntó que “las acciones de las maras de promover los boicot al transporte público, los controles de comunidades y los homicidios, son actos terroristas que tienen que sancionarse duramente”.

Las pandillas o maras en El Salvador son las causantes de la mayoría de los graves delitos, como homicidios agravados, secuestros y extorsiones. Baste decir que las Naciones Unidas (ONU) consideran a este país como uno de los más violentos del mundo, con una tasa de homicidios de 60 por cada 100,000 habitantes.

“La sentencia de la sala posibilita que existan leyes que den un tratamiento fuera de lo común y corriente de lo que se pueda dar a cualquier ciudadano que infrinja la ley”, afirmó el general retirado Ernesto Vargas, diputado por el partido opositor Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

Hay, sin embargo, voces críticas al fallo de la Sala de lo Constitucional, como la activista Celia Medrano, quien trabaja con poblaciones desplazadas por la violencia actual. “Creo que es un fallo publicitario de los sectores que siguen creyendo en las políticas de manos duras sin resolver los problemas sociales de la sociedad”, explicó Medrano a este periódico.

 

300 órdenes de captura por “terrorismo”

En días pasados el Fiscal General, Luis Martínez, firmó 300 órdenes de captura para procesar a los pandilleros que supuestamente participaron en el paro al transporte público durante la última semana de julio. Unos 140 pandilleros ya están siendo procesados.

“Es un hecho notorio que las organizaciones criminales (…) realizan dentro de su accionar, atentados sistemáticos a la vida, seguridad e integridad personal de la población, incluidos contra las autoridades civiles, militares, policiales y penitenciarias”, dice la Sala de lo Constitucional, al argumental el porqué las pandillas o maras son organizaciones terrorista.

Las sentencias para actos terroristas, según las leyes vigentes, oscilan entre 50 y 60 años de cárcel.