Jeb Bush lucha por recuperar terreno perdido en su campaña presidencial

Quien en un momento fuera el presunto favorito de los republicanos ha caído al quinto lugar en las encuestas. Ahora tendrá que demostrar que puede recuperarse y capturar la nominación.
Jeb Bush lucha por recuperar terreno perdido en su campaña presidencial
Jeb Bush
Foto: Sean Rayford / Getty

El precandidato Jeb Bush, considerado por muchos como el preferido del partido republicano tradicional, está sufriendo en las encuestas por los embates de candidatos sin experiencia política y según los expertos, debe demostrar pronto que tiene la fuerza para reponerse o enfrentar consecuencias que pueden poner en juego sus aspiraciones presidenciales.

Bush llevaba la delantera del grupo de precandidatos hasta que Donald Trump entró en la competencia a principios del verano, y su presencia estimuló el favoritismo hacia él y otros candidatos que representan el ala “no política” del partido, es decir, candidatos que no son políticos profesionales como Trump, el neurocirujano Ben Carson o la exempresaria Carly Fiorina.

En las más recientes encuestas, Bush está en quinto lugar y ha sido superado incluso por el senador Marco Rubio de Florida, cuyo perfil es similar al suyo aunque tiene menos años en el mundo de la política.  De hecho, en la encuesta de NBCWall Street Journal publicada este lunes, Trump y Carson están virtualmente empatados en primer lugar con 21% para Trump y 20% para Carson, y en tercer y cuarto lugar, Rubio y Fiorina, empatados en 11%. Jeb Bush aparece allí en quinto lugar, con apenas 7 %.

No obstante, en las encuestas de la elección general frente a los demócratas, por ejemplo Hillary Clinton, Bush muestra relativamente más fuerza compitiendo que otros republicanos.

“Jeb Bush parece estar en verdaderos problemas”, declaró Christina Greer, profesora asistente de ciencias políticas de Fordham University. “Tiene un problema: Trump. De hecho todo el partido republicano tiene este problema ya que Trump está chupando el oxígeno a todo el mundo. Pero lo ideal para Bush sería hacer algo que lo haga destacarse y cambiar la conversación. Si no, no logrará salir de ese embrollo”.

La campaña de Jeb Bush ha estado redoblando esfuerzos para demostrar que está sentando las bases para una competencia a largo plazo. Bush también ha estado viajando sin parar por diferentes estados más allá de las primeras votaciones, dando entrevistas y develando plataformas como su plan tributario, que pueden apelar a grupos amplios de su partido.

Christian Grose, profesor de Política Americana en la Universidad del Sur de California, dijo que aunque Bush no está en la mejor situación en este momento “aún es uno de los candidatos más viables”.

“Lo que sí es cierto es que los donantes le han dado mucho dinero y que ellos probablemente le están pidiendo cuentas de los resultados que esperan ver”, dijo Grose.