Habrá cena en sus mesas en este Día de Acción de Gracias

Cientos de familias pobres de Los Ángeles recibieron pavos
Sigue a La Opinión en Facebook
Habrá cena en sus mesas en este Día de Acción de Gracias
Edis Carranza muestra el pavo que le regalaron.
Foto: Isaías Alvarado / La Opinión

Este jueves por la noche, fecha en que se celebra el Día de Acción de Gracias, el invitado especial — el pavo — estará presente en la mesa de la familia Carranza, residente de Highland Park.

Su cocina no lo esperaba, pero el alimento les fue obsequiado este martes por la organización sin fines de lucro The Society of St. Vincent de Paul de Los Ángeles (SVDPLA).

El obsequio les alegró la semana.

“No hubiéramos hecho nada, un pollito tal vez, porque ahora no estoy trabajando”, dijo Edis Carranza, una hondureña de 53 años que llegó en la madrugada a la tienda de SVDPLA en la avenida 20 en Lincoln Heights.

Este martes, 300 familias de bajos recursos regresaron a casa con una gran sonrisa y cargando un pavo congelado y otros productos, donaciones que por quinto año consecutivo realiza dicha organización.

“Por mucho que se diga que ha mejorado la economía mucha gente no ve ninguna mejora”, señaló su director ejecutivo David Fields. “Lo que hacemos hoy (martes) es una gran diferencia en sus vidas”, agregó.

La señora Araceli Morales y su hijo Esteban Martínez, de tres años, recibieron un pavo. /ISAÍAS ALVARADO
La señora Araceli Morales y su hijo Esteban Martínez, de tres años, recibieron un pavo. (Isaías Alvarado/La Opinión)

Otra familia beneficiada es la de Araceli Morales, quien se lastimó el pie derecho y dejó de apoyar económicamente a los suyos. “Esto es de mucha ayuda porque no tenía dinero para comprar pavo. Pensábamos comprar un pollo nomás”, comenta la madre de tres hijos, de 3, 11 y 13 años.

La originaria de Puebla, quien trabajaba en un taller de costura, y su esposo pasarán otra cena de Acción de Gracias esperando un alivio migratorio, un anhelo que nació en el feriado del año pasado con un discurso del presidente Barack Obama. “Yo estaba contenta pero después me desilusioné”, dijo ella.

Cargando en el hombro un pavo que apenas podía, la señora Antonia Castro, quien nació en Guanajuato hace 66 años, se dirigía a pie a su casa. Sin el ave, la cena del jueves habría sido muy sencilla. “Habría sido la comida normal: arroz, frijoles, tortillitas ¿Qué más?”, mencionó la anciana.

Cientos de personas pobres recibieron un pavo para connemorar este Día de Acción de Gracias. /ISAÍAS ALVARADO
Cientos de personas pobres recibieron un pavo para connemorar este Día de Acción de Gracias. /ISAÍAS ALVARADO

Su vecina, Zoila Argüeta, de El Salvador, también llevaba a los suyos al alimento del jueves y los días siguientes. Ella es viuda y uno de sus tres hijos falleció hace tres años, pero dice que respeta la voluntad del Creador. “Este año le doy gracias a Dios por todo, principalmente por la vida y la salud”, dice.

Alrededor de la web