ACLU: Policía de Anaheim espía los teléfonos celulares de sus residentes

ACLU alega que vigilancia se comparte con otras ciudades del condado de Orange

ACLU: Policía de Anaheim espía los teléfonos celulares de sus residentes
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

La Policía de Anaheim lleva 10 años desarrollando, en secreto, un arsenal de aparatos de vigilancia de teléfonos celulares y los pone a disposición de otras ciudades del condado de Orange, reportó la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

De acuerdo a un blog escrito por Matthew Cagle, abogado de Tecnología y Libertades Civiles del ACLU del Norte de California, los documentos obtenidos por esta organización revelan que este programa de espionaje telefónico – que pudiera afectar la privacidad de hasta los tres millones de residentes del condado de Orange y las 16 millones de personas que visitan Disneyland cada año – muestran el “peligro de permitir a las agencias del orden adquirir secretamente tecnología de violencia”.

De acuerdo con Cagle, los aparatos de vigilancia datan de al menos 2009 e incluyen el “Stingray”, del tamaño de una maleta, otros que caben en la palma de la mano y una “dirtbox”, que se suponía solo usaba el gobierno federal en dos ciudades grandes.

El “stingray” es similar a una antena y engaña a teléfonos celulares cercanos para que se comuniquen con ella, permitiéndole retener información y la ubicación de los usuarios de esos aparatos.

“Si una ciudad de solo unos cientos de miles de personas como Anaheim ha comprado esta variedad de aparatos, crea la pregunta de cuán extenso es el uso de estas herramientas”, cuestionó Cagle en su “post”.

También indica que los documentos revelan que “todas las ciudades del condado de Orange” se han beneficiado de este equipo de vigilancia telefónica.

“Ya de por sí está mal que Anaheim adquiera esta tecnología de vigilancia secreta que le impide a los residentes de la ciudad la oportunidad de participar en decisiones críticas que afectan a su propia comunidad. Pero al prestarla afuera de sus límites, el Departamento de Policía ha sometido a la gente de todo el condado de Orange a decisiones de vigilancia tomadas por líderes no electos de otras comunidades”, alega Cagle.

El ACLU obtuvo los documentos que aparentemente comprueban el uso de estos aparatos luego que interpuso una demanda, después que les fue negado un pedido de registros públicos.

Benny Díaz, dirigente de la Liga de Ciudadanos Unidos de Latinoamérica (LULAC) en el condado de Orange, consideró “más que grave” que la Policía de Anaheim realice supuestas prácticas de espionaje.

“No se puede permitir, están cruzando la línea de la privacidad, que está protegida por la Constitución”, dijo Díaz, quien contó que está documentado que la misma corporación espió a por lo menos cuatro miembros de LULAC a finales de la década de 1980.

“Estaban siendo investigados por la Policía sin una orden de la corte para intimidarlos porque estaban protegiendo áreas de latinos”, dijo Díaz. “Históricamente la Policía de Anaheim lo ha hecho”.

El dirigente de LULAC pidió una investigación amplia que verifique con qué otras agencias del orden y entidades de gobierno se compartió la información que habría sido producto del presunto espionaje.

“Eso crea un problema más serio ¿El FBI sabe de esto?”, expresó Díaz, quien dijo no estar preocupado de que pueda ser objeto de la vigilancia policiaca secreta. “¿Qué miedo les tengo? Todo lo que LULAC hace es dentro de la Constitución y no incentivamos odio contra la Policía”, indicó.

Ruth Ruiz, portavoz de la ciudad de Anaheim, indicó en un correo electrónico que declinaban comentar sobre estas aseveraciones, ya que hay un litigio pendiente sobre el tema.