Hoy opera sin licencia un centro de detención para inmigrantes en Pensilvania

En el Centro Residencial del Condado Berks se han registrado varias violaciones de los derechos humanos de los inmigrantes

Guía de Regalos

Hoy opera sin licencia un centro de detención para inmigrantes en Pensilvania
Foto: EFE

El centro de detención de inmigrantes de Pensilvania, donde hay retenidos familias y menores, opera desde hoy sin licencia, ya que el permiso expiró este domingo sin que el Departamento de Servicios Sociales lo renovara.

Sin embargo, el Departamento de Servicios Sociales de Pensilvania permite por ahora operar al centro, en tanto que la dirección del establecimiento ha apelado al estado de Pensilvania para insistir en la renovación del permiso, según informó el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

“Mientras la apelación del condado está pendiente ante el Departamento de Servicios Sociales de Pensilvania, las operaciones continuarán”, confirmó el portavoz del (ICE), Khaalid Walls.

Sin embargo, ICE no confirmó hasta cuándo puede durar este proceso de apelación y por cuánto tiempo puede operar el centro sin los permisos en regla.

El centro residencial del condado de Berks (BCRC, por sus siglas en inglés) es una de las tres instalaciones operadas por el ICE en todo el país que sirve de detención para familias inmigrantes a la espera de que se lleven a cabo sus procesos judiciales, y es la única con menores internados fuera de Texas.

Debido al mantenimiento de las operaciones del centro pese a haber expirado su licencia, la Coalición de Inmigración y Ciudadanía de Pensilvania (PICC) y otras organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes convocaron hoy una protesta ante el BCRC.

Sus peticiones incluían “pedir a los comisarios que retiren su apelación y que el Departamento de Servicios Sociales de Pensilvania pida la liberación inmediata de las familias”, dijo la directora ejecutiva de PICC, Sundrop Carter.

La coalición exige que, al menos, se suspenda el internamiento de nuevas familias hasta que la apelación se resuelva ya que “confía” en que el proceso acabará con “el cierre definitivo del centro”.

La organización Make the road (haz el camino) es otra de las que han liderado la protesta de hoy ante el centro de detención de Pensilvania, que adquirió dimensión nacional con la implicación de activistas de los estados de Nueva York y Nueva Jersey.

“La licencia expiró ayer y hoy ellos deben de estar en libertad y sin embargo estoy mirando y hay gente todavía detenida. Yo creo que están haciendo algo ilegal en este momento al no dejar que esa gente esté libre”, explicó el activista de Make the Road Luis Vera.

En el centro de Berks se encuentran recluidas 86 personas, entre ellos niños, y varias de las familias han permanecido allí durante meses, según los últimos datos actualizados por Efe.

Vera indicó que ahora hay retenidos al menos 20 menores, muchos de ellos en edades comprendidas entre los 4 y los 6 años.

“Eso nos hace pensar que tenemos que luchar por su libertad, dijo Vera, que calificó la detención de estas personas como “algo injusto, inmoral y hasta ilegal”.

PICC emprendió hace seis meses la lucha para que el estado de Pensilvania no renovara la licencia al centro, para “que pare la detención injusta de familias que están aquí buscando refugio de la violencia de sus países”, recordó el activista.

De acuerdo con el dictamen de un juez federal, el Gobierno de EEUU no puede mantener detenidos a niños de inmigrantes indocumentados en centros sin licencia de las agencias de bienestar del estado donde se encuentren.

“La presión de la ciudadanía es tan grande que no va permitir que esa apelación tome efecto o prospere”, añadió Vera.

En este momento no existe ninguna otra fecha límite para que el Departamento de Servicios Sociales de Pensilvania resuelva la apelación del centro de detención.