Mano dura en las cárceles salvadoreñas

El Gobierno aplicaría estado de excepción ante alza de crímenes
Mano dura en las cárceles salvadoreñas
Cuchillos de fabricación casera entregados en la cárcel de Izalco
Foto: Getty Images

San Salvador

El Gobierno salvadoreño aplicará nuevas medidas de seguridad en los centros penales, desde los cuales pandilleros ordenan crímenes, como parte de la ofensiva oficial para combatir el recrudecimiento de la violencia en el país, informó hoy el portavoz del Ejecutivo, Eugenio Chicas.

Una de las medidas que se podría aplicar en esos recintos es el “estado de excepción (…) para adoptar medidas de mayor rigor en el control” de estos, señaló el portavoz.

Según Chicas, la masacre de 11 trabajadores ordenada desde dos cárceles por líderes de la pandilla Mara Salvatrucha (MS13) el pasado 3 de marzo, dejó en evidencia que “uno de los lugares donde debemos incrementar las medidas de vigilancia, de control y de asepsia son los centros penitenciarios”.

Las autoridades salvadoreñas afirman que desde las cárceles son ordenados diversos crímenes como homicidios y extorsiones mediante llamadas telefónicas debido, en parte, a que los operadores de telecomunicaciones no han bloqueado la señal en estos centros pese a que existe una normativa que lo manda.

En mayo de 2010, el entonces presidente salvadoreño, Mauricio Funes (2009-2014), ordenó que el control de las cárceles de mayor peligro fuera tomado por el Ejército, como la de Ciudad Barrios, 156 kilómetros al este de San Salvador, desde donde se ordenó la masacre de 11 personas.

En esa época, un total de 1.500 militares tuvieron la “misión” de “bloquear la comunicación de los reos con el exterior”, según información oficial de entonces.

No obstante, sin que el Gobierno diera razón alguna, estas medidas se relajaron con el tiempo y esto coincidió con el desarrollo de una tregua entre las pandillas iniciada en 2012; proceso que el Ejecutivo dio “acompañamiento”, de acuerdo a declaraciones recientes de Funes.

El pasado lunes, el jefe del Ejecutivo, Salvador Sánchez Cerén, convocó a los presidentes del Congreso y de la Corte Suprema de Justicia para evaluar “medidas extraordinarias” de seguridad, como el estado de sitio.

Las autoridades de Seguridad acusan a las “violentas” pandillas de generar la escalada de violencia que vive ElSalvador en 2016, que se ha cobrado la vida de 1.537 personas hasta el 6 de marzo, un 113,5 % más que en 2015, cuando se contabilizaron 720 muertes violentas en este lapso.

Triple asesinato

Un miembro del batallón de Fuerzas Especiales de la Fuerza Armada de ElSalvador y tres de sus familiares fueron asesinados hoy en el municipio de Olocuilta, aledaño a la capital, en circunstancias no precisadas por las autoridades.

En lo que va del año al menos 4 militares, incluyendo a Ramos, y 10 agentes de la Policía Nacional Civil han sido asesinados en El Salvador.