Se pagará $30 millones por entrenamiento laboral de miembros de pandillas

Dinero se destinará a entrenamiento laboral, programas de aprendizaje y otros servicios ofrecidos por agencias no lucrativas
Se pagará $30 millones por entrenamiento laboral de miembros de pandillas
En Boyle Heights proliferan miembros de la pandilla Big Hazard.
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión

La ciudad de Los Ángeles acordó destinar $30 millones en los próximos cinco años para que agencias no lucrativas ofrezcan entrenamiento laboral, programas y servicios vocacionales a personas sujetas a restricciones pandilleriles (gang injunction) que demandaron a la municipalidad por considerar que el toque de queda que imponían éstas eran ilegales.

De esta manera, la Ciudad de Los Ángeles aceptó poner fin a la demanda Rodríguez vs. City of Los Angeles presentada hace cinco años.

Las “gang injunctions” establecen que pandilleros en ciertas zonas no podían congregarse en público, tampoco podían estar fuera pasadas ciertas horas y estaban sujetos a otras restricciones. Era una medida que empezó a implementarse a mediados de la década de los años 90 para hacer frente a la rampante violencia pandilleril en algunas áreas de Los Ángeles.

“Este acuerdo crea un camino innovador para que individuos bajo gang injunctions obtengan habilidades laborales que necesitan para cambiar sus vidas”, indicó en un comunicado el procurador de la ciudad de Los Ángeles, Mike Feuer, al anunciar el acuerdo. “Esto provee un enfoque positivo con el potencial para reducir la violencia pandilleril y mejorar la seguridad pública”.

“Los toques de queda inconstitucionales en las gang injunctions forzaron a miles de residentes afroamericanos y latinos a permanecer dentro de sus casas en Los Ángeles diariamente”, indicó Olu K. Orange, abogado para los demandantes junto con la firmas Hadsell, Stormer & Renick y Public Counsel. “Estos individuos son parte de la comunidad de Los Ángeles y este acuerdo es un paso que han tomado líderes de la Ciudad para mostrar que sus vidas sí importan”.

Bajo el acuerdo, la Ciudad también aplicará reglas más claras en el proceso de hacer efectivas las gang injunctions informando a las personas sujetas a estas restricciones sobre programas para ayudar a pandilleros a dejar esa vida, las provisiones que se harán efectivas y el proceso para que alguien pueda ser removido de dichas restricciones.

Una Corte de Distrito de Estados Unidos determinó que la Ciudad violó el proceso legal y los derechos de los pandilleros sujetos a las gang injunctions que incluían órdenes de toques de queda que eran vagas e inconstitucionales.

La demanda Rodríguez vs. City of Los Angeles tiene que ver con el arresto en 2009 de Christian Rodríguez y Alberto Cazarez, que fueron arrestados por violar un toque de queda de las 10:00 p.m. cuando salían de un centro comunitario que estaban ayudando a construir en el proyecto habitacional Mar Vista Gardens. La gang injunction en esa zona se enfocaba en la pandilla Culver City Boys.

Ellos demandaron pues se suponía que cuando tuvo lugar esa detención, la Policía de Los Ángeles debió haber sabido que las cortes habían determinado que ese toque de queda era inconstitucional.