Rubio apoyaría a Ted Cruz como alternativa a Trump, no sería el único

Aunque pocos en el partido simpatizan con Cruz -casi no tiene apoyos del Congreso, por ejemplo- Rubio y otros líderes estan comenzando a acercarse a él para montar resistencia a la aplanadora llamada Donald J. Trump

Rubio apoyaría a Ted Cruz como alternativa a Trump, no sería el único
Marco Rubio y Ted Cruz tienen ascendencia hispana pero usan el español de diferentes maneras en su campaña
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

Marco Rubio, quien el martes se retiró de la contienda presidencial republicana, estaría considerando apoyar a su colega del senado Ted Cruz para coartar la candidatura de Donald Trump, mientras que otros líderes republicanos que no necesariamente han favorecido a Cruz en el pasado, comienzan a hacer lo mismo.

A estas alturas, es cuestión de números. Quedan tres precandidatos republicanos en la competencia: el magnate Donald Trump, el senador de Texas Ted Cruz y el gobernador de Ohio John Kasich. El que tenga mayor número de delegados, acumulados durante las diversas votaciones primarias, tiene más oportunidad de ganar la nominación.

Trump ha acumulado más delegados que sus contrincantes: 696, de los 1237 que necesita para ganar. Ted Cruz tiene 425 y Kasich tiene solo 144, menos que los que tenía Rubio al dejar la competencia.

Hasta ahora, el senador de Florida no ha dicho si hará apoyos oficiales a alguno de los candidatos restantes, pero en entrevistas después de su retiro el martes dijo que “Ted Cruz es el único conservador verdadero que queda en la pelea”.  Este jueves, al llegar a trabajar a su oficina del Senado en Washington, dijo a reporteros que “Aún hay tiempo para evitar una nominación Trump, que si se hace realidad fracturará el partido y será perjudicial para el movimiento conservador”.

Tal parece que ambas campañas están en conversaciones sobre un posible acuerdo. La relación entre Cruz y Rubio, en el senado y en privado, parece ser mejor que la que tenían en la campaña. En más de una ocasión se les vio conversando relajadamente y sonriendo como viejos amigos, a la salida de alguno de los debates.

“Yo creo que Rubio se siente más cómodo con Cruz, pero también creo que Rubio sabe que la única forma de parar a Trump es aliarse con alguien que no sea del aparato partidario”, dijo la analista política Sherry Bebitch Jeffe.

Numéricamente, Cruz tiene más oportunidades de acumular suficientes delegados para negarle a Trump una victoria automática en la convención.

Otros republicanos que nunca han sido partidarios de Cruz, ahora están ofreciéndole su apoyo como alternativa a Trump. Uno de ellos es el excandidato republicano Mitt Romney, quien en post de Facebook dijo hoy que votará por Cruz en Utah y que votar por Kasich no ayudaría a detener a Trump.

Romney está agitando a favor de una convención abierta, en la cual pueda haber una competencia por la nominación y por los delegados, y no una convención con un resultado ya decidido.

“Esta es una competencia entre Trumpismo y Republicanismo. A través de las declaraciones de su líder, el Trumpismo se ha asociado con racismo, misoginia, racismo, xenofobia, vulgaridad y más recientemente, amenazas y violencia. Me da asco todo eso”, dijo Romney en su post. “El único camino que nos queda para nominar a un republicano verdadero es tener una convención abierta”.

El post no fue del agrado de Trump, como es natural, quien respondió en Facebook.

“Mitt Romney es un hombre confundido que no tiene ni idea de lo que hace. ¡Por eso perdió!”, respondió el magnate.

Otro excandidato que compitió este año y que ahora está apoyando a Cruz, es el senador Lindsay Graham.

Está claro que Graham no quiere a Cruz a nivel personal. Una vez dijo que “escoger entre Trump o Cruz es como tener que escoger entre morir a tiros o envenenado”.

Al parecer, Graham ya escogió su “forma de morir”.

COBERTURA ESPECIAL DE LAS ELECCIONES