Editorial: El desafío de Obama a Cuba

A los cubanos es no temer a la libertad y a sus líderes es a confiar en su pueblo.
Editorial: El desafío de Obama a Cuba
Obama acaba de realizar una histórica visita a Cuba.
Foto: Anthony Behar-Pool / Getty Images

La visita del presidente Barack Obama a Cuba ya terminó. Los tres días de actividades, reuniones y discursos sirvieron para comprobar que la reapertura iniciada por el estadounidense  es bien recibida y que aparentemente él goza de popularidad entre los cubanos. Las expectativas no eran muchas, pero esperamos que el mensaje perdure mucho más allá de su paso.

El embargo estadounidense capturó mucha atención desde la acusación del líder cubano, Raúl Castro, de ser la causa de las dificultades económicas de la isla, hasta el respaldo de Obama a que sea levantado. Esta fue discusión fútil porque ambos desean lo mismo y ninguno puede cambiar el presente ya que está en manos del Congreso republicano que no le agrada la apertura.

En lo que sí difirieron Obama y Castro fue sobre las libertades civiles. La reacción molesta del cubano a la pregunta de los periodistas sobre los detenidos políticos reveló la arrogancia del dictador que no está acostumbrado a que se le cuestione su narrativa. Al poco tiempo de que Castro desafió a los periodistas a que le den los nombres de los detenidos para liberarlos, en la internet aparecen listas detalladas. Quizás Castro ni se enteró porque eso no cuaja en su universo.

Lo que tampoco seguramente agradó a Castro, fue el desafío que Obama lanzó a la juventud cubana para que sea protagonista de su destino. El mensaje del mandatario fue todo lo que se podía esperar de la primera visita de un presidente estadounidense a Cuba, y nadie mejor que Obama por su historia personal, para explicar que en las sociedades libres existen las posibilidades de desarrollo personal. Quién mejor que él, un activista social de Chicago, para reconocer los problemas de esos derechos humanos ausentes en Estados Unidos, denunciados por Castro, para señalar que por los menos hay libertades para protestar, organizar y tratar de cambiar lo malo por algo mejor, en contraste con el sistema cubano.

Castro espera el rescate económico que le brindará las nuevas inversiones y turismo con la reapertura de relaciones con Estados Unidos. La visita de Obama mostró lo obsoleto del régimen y de sus líderes. Esos que desde hace mucho tiempo traicionaron los valores de la Revolución Cubana para mantenerse como una dictadura militar.

El desafío de Obama a los cubanos es no temer por la libertad, y a sus líderes confiar en su pueblo.