Un Tricolor a toda máquina

La selección mexicana luce un proceso mundialista impecable e invita al optimismo

La selección mexicana presume un paso perfecto rumbo a Rusia 2018.
La selección mexicana presume un paso perfecto rumbo a Rusia 2018.
Foto: Getty Images

México camina con pisada de hierro en la fase de grupos de la Concacaf rumbo a la Copa del Mundo de Rusia 2018.

Cuatro triunfos en igual número de desafíos saldan la pragmática brillantez del cuadro Tricolor, cuyo objetivo inicial se ha cumplido de la forma más veloz posible y su técnico, el colombiano Juan Carlos Osorio, gana con esto tiempo y espacio para realizar pruebas y ensayar más variantes a fin de favorecer el juego de conjunto y encontrar nuevas alternativas para futuras necesidades.

El juego mexicano no destaca aún por su espectacularidad ni virtuosismo, lo cual por ahora no es indispensable, porque eso lo sustituye con eficacia y carácter.

Hasta el día de hoy en la Concacaf el Tricolor es el único seleccionado cuya meta se mantiene imbatible al tiempo de castigar a los equipos rivales hasta sumar 10 tantos conseguidos, sólo uno por debajo de Trinidad y Tobago.

Juan Carlos Osorio es un obsesivo del juego. Observa el balón y la posición de sus jugadores como quien invierte la mitad de su vida en estudiar el vuelo de las aves, por ello sin perder la compostura y elegancia demostrada desde su llegada a México, reconoce: “Aún hace falta trabajo”.

Su equipo sigue en proceso de construcción, pero individualmente sus piezas dan para pensar en una clasificación mundialista muy diferente a la tortuosa agonía vivida durante el anterior Hexagonal Final de la Concacaf, en el cual México no logró inscribirse de manera directa a Brasil 2014.

Hoy con jugadores en su mejor momento de madurez como futbolistas, el equipo de Osorio luce poderoso para librar la etapa cumbre del proceso clasificatorio, mientras México ve crecer a hombres como el portentoso Andrés Guardado, cuyo liderazgo es incuestionable, Héctor Moreno, de tal categoría y ubicación que gusta en Italia nada menos que a la Juventus, Miguel Layún, de quien se dice el Real Madrid observa con mucho interés para ser opción a Marcelo por la banda izquierda y, por supuesto, Jesús “Tecatito” Corona, el atacante del Porto FC, quien en cuanto olió el inigualable césped con el Tricolor se ha encargado de hacer aquello que tanto se esperó de Gio dos Santos, por ahora apartado del radar de la selección.

Al equipo verde le esperan hasta septiembre los duelos restantes de esta etapa grupal; el 2 frente a El Salvador en el siempre incómodo y retador estadio Cuscatlán, y el martes 6 en el estadio Azteca ante Honduras.

Interesante es el trabajo de Osorio con México, cuya columna vertebral, donde también juega un importante papel Héctor Herrera, también del Porto, ya parece definida y eso es fundamental para cualquier equipo en proceso de conjugación.

Más de la selección mexicana

Vinculan al ‘Tecatito’ con Cónclave

Advierten sobre fuertes sanciones a México por el grito de ¡eh pu..!

Juan Carlos Osorio evalúa sus primeros cinco partidos con México

México derrota a Canadá y se mete al hexagonal final

La verde me hace volar