Editorial : Un TPS para los ecuatorianos

La protección contra la deportación será una ayuda y un alivio para el gobierno de Correa
Editorial : Un TPS para los ecuatorianos
Foto: EFE

Bienvenida es la solicitud del gobierno de Ecuador a Estados Unidos para que se otorgue a cerca de 200 mil ecuatorianos indocumentados que residen en nuestro país la Protección Temporal contra Deportación (TPS). El fuerte terremoto que estremeció la nación sudamericana hace un mes justifica plenamente esta acción por parte de la administración Obama.

Como si fuera necesario recordar lo ocurrido en Ecuador, otro sismo de 6.8 estremeció ayer el país. Todavía hay que determinar los daños de este último temblor, pero seguramente se incrementa la terrible destrucción causado por el primer terremoto que dejó más de 600 muertes, miles de heridos y por lo menos 30 mil personas sin hogar. Es evidente que la situación es frágil, ya no porque no llegue ayuda internacional o porque el gobierno de Correa sea inoperante. Es la incontenible fuerza de la naturaleza la que parece no dar tregua a los ecuatorianos.

Precisamente el programa del TPS fue creado como parte de la Ley de Inmigración de 1990 para permitir que los extranjeros provenientes de países afectados por desastre natural, y otras urgencias puedan extender. Este estatus migratorio les da un permiso de trabajo y una  tranquilidad para permanecer en Estados Unidos.

Si Estados Unidos quiere ayudar a Ecuador en este momento difícil, la manera de hacerlo es otorgando el TPS a sus ciudadanos. Esto les va a dar la tranquilidad para laborar y poder enviar las remesas a sus seres queridos, lo cual en volumen es un aportante a la economía ecuatoriana. Al mismo tiempo, libera a Ecuador de tener lidiar con las dificultades de deportados que llegan sin empleo y pueden ser una distracción para el gobierno que tiene sus manos llenas en la reconstrucción de lo destruido.

Ese ese el criterio usado para otorgar el TPS a los salvadoreños, hondureños, nicaraguenses y haitianos y ocho naciones más que entran en esta categoría. Ecuador debe estar en la lista.

Al gobierno de Correa le tomó un mes decidir esta petición. La señales dadas por algunos de sus diplomáticos mostró un aparente desinterés, cuando la comunidad ecuatoriana en nuestros país clamaba por el TPS. Que bueno que las consideraciones políticas queden de lado en favor de acciones que son buenas para Ecuador como para sus coterráneos en Estados Unidos.