La corrupción nos tiene hartos

En México el rechazo lo mostró la ciudadanía en las recientes votaciones que se dieron en muchos estados de la república
La corrupción nos tiene hartos
Con tal de conseguir votos los políticos son capaces de ofrecer las perlas de la virgen.
Foto: Archivo / EFE

En toda la América Latina, hay problemas políticos graves que no solo tienen repercusión en sus países sino que impactan a sus vecinos y mas allá, en toda la región que alguna vez se soñó que pudiera aglutinarse para representar una fuerza política y económica de impacto mundial.

La corrupción a todos niveles de gobierno tiene hartos a los ciudadanos. En Argentina hemos visto reclamos públicos a gobernantes corruptos, en Brasil enjuiciamientos a políticos de los regímenes anteriores, y en México el rechazo lo mostró la ciudadanía en las recientes votaciones que se dieron en muchos estados de la república.

Era de esperarse que tarde o temprano hubiera reacciones en contra de quienes en lugar de actuar como servidores públicos para bien de la ciudadanía, se dedicaron a enriquecerse ilícitamente saqueando las arcas públicas.

En la actualidad, con todos los medios de comunicación al alcance del pueblo, cada vez es mas difícil que los gobernantes puedan hacer “de las suyas”, haciendo suyo lo que es nuestro.

Hasta la víspera de las recientes elecciones en México, el PRI aseguraba que arrasaría en todo el país, pero no fue así. El voto en contra de ellos fue un castigo a la arrogancia del partido oficial y al mal desempeño y corrupción que se asocia con muchos de sus miembros.

En la capital, México, ganó MORENA (el partido de Lopez Obrador) demostrando claramente un rechazo a las administraciones actuales, lo mismo que sucedió en muchos estados donde se eligieron gobernadores del PAN.

El fenómeno de elegir al PAN, es interesante porque el hartazgo relacionado con la situación actual, llevó a los ciudadanos a preferir cualquier alternativa, incluyendo ese partido que había perdido prestigio durante sus años en el poder, desde Fox, y pasando por la difícil etapa en que Calderón llevo a cabo una guerra contra el crimen organizado que no ganó pero si causó miles de muertes.

El PRI pretendía revivir otra historia de muchos años en el poder pero la gente ha mostrado su rechazo a esa posibilidad. En el Estado de Tamaulipas, bastión del PRI por alrededor de 80 años, eligieron a un gobernador del PAN.

El PRI es ahora el RIP, y si no esta todavía a nivel RIP, esta en estado critico. Es un gigante con pies de barro.

Las futuras elecciones presidenciales en México serán muy interesantes, porque en el tablero de ajedrez de la política, las distintas figuras han cambiado de dimensión y la lucha va a ser cruenta, sin que ningún partido llegue dominando el panorama político del país.

Por supuesto que todo puede cambiar en los próximos dos años.