Copa América 2016: Para Lionel Messi es ahora o…¿nunca?

El goleador histórico de la Albiceleste vuelve a la final del torneo continental, con la oportunidad de ganar su primer título a nivel mayor con Argentina
Copa América 2016: Para Lionel Messi es ahora o…¿nunca?
Lionel Messi está más cerca que nunca de conseguir el ansiado título con Argentina.
Foto: Getty Images

El destino le hace un nuevo guiño a Lionel Messi para ahuyentar las sombras de cuestionamientos que lo acompañan cuando viste el uniforme de la selección mayor de Argentina. Los albicelestes regresan a la final de la Copa América, en su edición Centenario, con la oportunidad de ser monarcas por primera ocasión desde la edición de Ecuador 1993.

Messi vive un momento brillante en un año plagado de sinsabores. Ahora el mejor futbolista del mundo espera en esta tercera final consecutiva con Argentina en un evento de primera línea, después de la del Mundial de Brasil 2014 y la Copa América de Chile 2015, que sea la buena para él y sus compañeros.

En el andar rumbo a esta final, Messi dejó una estela del fulgor que lo acompaña con el FC Barcelona, donde acumula los méritos para ser considerado el mejor de la actualidad y uno de los destacados en la historia.

“La ilusión y las ganas de todos es que de una vez por todas se nos dé (ganar la Copa América), porque lo merecemos por todo el trabajo que hemos realizado todos estos años.” Lionel Messi

“La Pulga” muestra un empaque de madurez; luce en los campos estadounidenses un escudo de inmunidad ante las adversidades que de repente se arremolinaron en su contra. Cuatro días antes del primer duelo de Argentina en la Copa América comenzó un juicio en su contra, y de su padre, por fraude fiscal en Barcelona; a pesar del complicado momento personal viajó a Estados Unidos para unirse a su combinado, aunque no participó en el primer encuentro en el que vencieron 2-1 a Chile.

Las dificultades tomaron un nuevo tono en la víspera del segundo duelo ante Panamá cuando Diego Armando Maradona, el máximo ídolo del fútbol argentino, le dijo al exastro brasileño Pelé que “(Messi) sí, es buena persona. Pero no tiene personalidad… No tiene mucha personalidad como para ser líder”.

El comentario privado entre quienes son considerados los mejores futbolistas en la historia, en un evento previo al arranque de la Eurocopa de Francia en la que limaron asperezas a muchos años de conflictos, abrió la herida argentina de que con Messi su combinado mayor siempre ha terminado con las manos vacías, a diferencia de lo que ha conquistado con el Barça.

Con una pesada atmósfera acompañando al combinado albiceleste, Messi aprovechó la oportunidad de responder a los nuevos cuestionamientos sobre su liderazgo al interior de su equipo nacional al clavar tres tantos en la goleada de 5-0 sobre Panamá en 30 minutos que estuvo en el campo, después de haber hecho su presentación en el torneo entrando de cambio a los 15 minutos de la segunda mitad.

En una Copa América que fue un cementerio para algunos favoritos con las rápidas eliminaciones de Uruguay y Brasil en la fase de grupos y la decepcionante actuación mexicana en los cuartos de final, con su escandalosa eliminación al perder 7-0 ante Chile, Argentina acaparó más voces para lograr el cetro.

Messi cargó con el peso del equipo que completó la primera fase con paso perfecto con victorias en sus tres duelos y en los cuartos de final pasó sin dificultades 4-1 sobre Venezuela. Después, más de 70 mil aficionados fueron testigos de la mejor forma de Messi vistiendo la playera albiceleste en mucho tiempo en la victoria 4-0 ante Estados Unidos en la ronda de semifinales.

El cuestionado astro dejó en este duelo una rúbrica a la posteridad con uno de los mejores cobros de tiro libre en la historia del torneo que se tradujo en el segundo tanto de los sudamericanos a los 31 minutos, un abrelatas para la goleada que terminó siendo de cuatro tantos a favor.

El nuevo pase a una final puso a Lionel ante la pregunta que no deja de martillar su orgullo: -¿Esta (Copa) no se escapa? – Ojalá. La ilusión y las ganas de todos es que de una vez por todas se nos dé, porque lo merecemos por todo el trabajo que hemos realizado todos estos años.

Con esta respuesta llegan a la memoria las finales de las ediciones de Venezuela 2007 y de Chile 2015, en las que Argentina, con Messi en el campo, perdió. La primera ante Brasil (3-0) y la segunda ante Chile en penales (4-1) después de igualar sin tantos en el tiempo regular.

A los 29 años Messi ya cuenta con 11 vistiendo la casaca argentina a nivel mayor. Como seleccionado con límite de edad fue la figura con la que el equipo se coronó en el Mundial Sub 20 de Holanda 2005 y se coronó en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, logros opacados por el paso sin títulos a nivel mayor.

Messi está otra vez ante el umbral de la redención. Con su soberbio tanto de tiro libre ante Estados Unidos se apoderó del primer sitio entre los mejores anotadores albicelestes al llegar a 55 tantos y dejar en el pasado la marca de 54 que logró Gabriel Batistuta en su paso por el equipo nacional de 1991 a 2002.

Ahora, de nueva cuenta en la final la actual generación argentina liderada por Lionel busca la gloria del prestigioso torneo en el que justamente Batistuta fue la estrella de la final ante México y con sus tantos los llevó al triunfo 2-1 en Ecuador 1993.

Los números de Messi con Argentina

112
partidos tiene como seleccionado élite argentino desde 2005.

55
goles ha marcado con el combinado mayor para ser el máximo goleador en la historia.

3
subcampeonatos tiene con Argentina (Copa America de Venezuela 2007 y Chile 2015 y el Mundial de Brasil 2014).