Los Malditos E-mails

Aunque no hay cargos penales, el FBI dijo que Hillary Clinton fue descuidada

Guía de Regalos

Los Malditos E-mails

El director de la Oficina Federal de Investigación (FBI), James B. Comey, informó que no la va recomendar la incriminación de Hillary Clinton por la utilización de información del gobierno en E-mails personales. “No tuvo la intención o la voluntad de hacer uso indebido de material clasificado…”, manifestó.

Sin embargo, Comey increpó contra Hillary Clinton por la forma cómo utilizó información sensible a través de varios correos electrónicos personales. “Fue extremadamente descuidada”, puntualizó.

¿El problema de los E-mails finalmente está enterrado? ¿O los espíritus negativos del reporte del director del FBI se incrustarán en el proceso electoral?
Parece duro, pero la situación de Hillary Clinton no es tan difícil como lo pintan sus enemigos.

Donald Trump va a hacer todo lo posible para que al “muerto” no se le dé una sana sepultura. Por lo menos tratarán de que el entierro de los E-mails ocurra después de las elecciones presidenciales, periodo en que tendría mayor remuneración política.

En su discurso del martes en Raleigh, Norte de Carolina, Trump criticó arduamente la conducta de Hillary Clinton y también puso en tela de juicio la ética de las instituciones de gobierno.
Resulta paradójico que un individuo tan corrupto como Trump, sin ética política y económica; racista y sexista haga comentarios de esta naturaleza. No debe sorprender a muchos que así funciona la naturaleza de gente que tiene principios hedonísticos.

Sin embargo, Trump y sus bases extremistas van a tener muy poco tiempo de festejar. Lo más probable es que los efectos secundarios del informe del FBI desaparezcan en una o dos semanas.
Por una parte, el nombramiento de la vicepresidencia de los demócratas está a la vuelta de la esquina. Los medios de comunicación estarán más interesados en saber los pormenores del acompañante de Hillary Clinton que unos mensajes de Internet.

Por otra parte, entre el 25 al 28 de julio los demócratas celebrarán la nominación oficial de Hillary Clinton a la Presidencia en la Convención que se llevará a cabo en Filadelfia. Nuevamente, la televisión, las radios y los medios informáticos del Internet estarán concentrados en los discursos de los líderes demócratas, especialmente lo que va a decir su máxima líder.

Así, el equipo de Hillary Clinton no debe preocuparse tanto del llamado de atención del jefe de la FBI en torno a su mala utilidad de sus E-mails. Evidentemente es un hecho criticable que nunca debería ocurrir; menos a una persona con una cargo sumamente importante.

Lo importante es que los demócratas vuelvan a encontrar la brújula. Hasta ayer, todo marchaba bien, ahora es cuestión de que entierren, como dijo Bernie Sanders, “los damn E-mails”.