Dodgers parecen material de playoffs, pero para aspirar a la Serie Mundial necesitan mucho más

Cierran la primera parte de la temporada con marca de 18-8 desde el 14 de junio luego de vencer a los Padres con un inspirado Maeda
Dodgers parecen material de playoffs, pero para aspirar a la Serie Mundial necesitan mucho más
Adrián González conecta un jonrón en el juego del domingo que los Dodgers ganaron contra San Diego.
Foto: Getty Images

Si la temporada de Grandes Ligas terminara hoy, los Dodgers de Los Ángeles serían equipo de playoffs, pues con su récord de 51-40 lideran a los conjuntos que luchan por los comodines de la Liga Nacional.

La temporada, de hecho, llega a su descanso del Juego de Estrellas, y los Dodgers no están pensando en ser un comodín; ellos piensan en seguir mejorando y convertirse en un real contendiente a la Serie Mundial en la segunda parte de la campaña.

El domingo, Kenta Maeda ponchó a 13 bateadores de los Padres y Adrián González pegó su primer jonrón en un mes para que los Dodgers vencieran a San Diego 3-1, su tercer triunfo seguido luego de perder en el primer partido de la serie en Dodger Stadium.

Terminamos fuertes con una racha de tres ganados y cuando regresemos tenemos que seguir jugando mejor”, aseveró el cerrador Kenley Jansen, quien salvó su juego 27 a pesar de necesitar de 30 lanzamientos en la novena entrada.

El japonés Maeda solo admitió dos hits en 7 innings, uno de ellos un cuadrangular de Derek Norris, sin base por bolas. Joe Blanton retiró la octava y luego fue el turno de Jansen.

Actuaciones sólidas de pitcheo como la del domingo se van a necesitar mucho más seguido en los Dodgers, y no solo cuando Clayton Kershaw sea el pitcher abridor. El zurdo de oro se encuentra fuera de circulación por dolencias de espalda, pero hay señales de un retorno pronto toda vez que el fin de semana recibió permiso para hacer lanzamientos suaves en el bullpen.

Kershaw tiene números calibre Cy Young (11-2, 1.79), como es su costumbre. Pero ninguno de los dos siguientes mejores abridores del equipo puede acercarse a la categoría de “as”, como lo fue Zack Greinke en 2015: Maeda está con 8-6 y 2.95 de carreras limpias y Scott Kazmir tiene 7-3 y 4.52.

La esperanza de que Brandon McCarthy sea un brazo confiable tras su estupenda reaparición con el equipo (2-0, 2.70) y de que el coreano Hyun-Jin Ryu (seis carreas en 4.2 innings en su juego de regreso en días recientes) vuelva a ser lo que fue, son solo eso, esperanzas.

Jóvenes bates responden

Del lado ofensivo también hay flaquezas, no obstante la muy aceptable primera mitad de los jóvenes Corey Seager (17 jonrones, 42 producidas) y Trayce Thompson (13 y 32). González ha tenido un año decoroso, pero un poco por debajo de sus estándares (.291, 7 jonrones y 44 impulsadas), y Yasiel Puig no acaba de consolidarse (.256, 7 y 28).

Pero al menos Justin Turner (13 y 44) y Yasmani Grandal (12 y 37), además de Joc Pederson (13 y 33), son hombres que tienen poder y que en ciertas noches, como la del pasado viernes para Grandal cuando dio tres cuadrangulares, también la inspiración.

En buena racha

Los Dodgers se van al “break” del Juego de Estrellas a 6 juegos de distancia de San Francisco en el Oeste, pero con el aliciente de que desde el 14 de junio su récord es de 18-8. Pero este equipo es un trabajo en progreso que necesita elevarse y no sería raro que haya algunos cambios en este verano, incluso algunos de escándalo.