Grupos pro inmigrantes indignados por maltrato demócrata revelado por Wikileak

La organización CASA pidió la renuncia del director de comunicaciones de los demócratas, Luis Miranda y otros llamaron "moralmente repugnantes" las palabras del demócrata en un email en el que acusó a los grupos de “enviar un mensaje a América Central para que allá sigan pagando coyotes, poniendo a niños en riesgo de abuso o de muerte”.
Grupos pro inmigrantes indignados por maltrato demócrata revelado por Wikileak
Foto: EFE

Grupos pro inmigrantes están reaccionando con indignación y pidiendo la renuncia del director de comunicaciones del partido demócrata, Luis Miranda, luego que se reveló un email interno en el que este hablaba despectivamente sobre ellos en privado.

En un email del 15 de mayo pasado, parte de los más de 8000 emails internos del Comité Nacional demócrata filtrados por Wikileaks, Miranda dice que los grupos que protestan las deportaciones de refugiados centroamericanos  buscan “enviar un mensaje a América Central para que allá sigan pagando coyotes y poner a los niños en riesgo de abuso o de muerte”.

Miranda también dijo en el email que “los llamados a (que el ejecutivo) ofrezca Estatus Temporal de Protección (TPS) son irresponsables y envían un mensaje que terminará en la pérdida de más vidas”.

Aquí puede leerse el intercambio.

Gustavo Torres, presidente de CASA en Acción, el grupo que había anunciado la protesta para el día 17 de mayo, dijo a La Opinión hoy que “rechazamos y condenamos ese correo y la forma en que el señor Miranda ataca a nuestra comunidad y a nuestra gente”.

Torrez hizo un llamado para que Miranda “renuncie y asuma su responsabilidad como lo ha hecho su jefa y que se haga responsable por atacar a nuestra organización, que fue con respeto a pedir que pararan las deportaciones”.

Con “su jefa”, Torres se refería a Debbie Wasserman Shultz, hasta ahora presidenta del DNC, que renunció ayer también por revelaciones de los emails en torno a la aparente parcialidad del partido por la candidatura de Hillary Clinton y contra la de Bernie Sanders.

La Opinión pidió a Miranda por email una reacción a estas solicitudes, pero aún no se ha recibido respuesta.

Avideh Moussavian, abogado del National Immigration Law Center dijo que la actitud de Miranda es en sí “irresponsable y moralmente repugnante”.

“El pedir una respuesta humanitaria a niveles epidémicos de violencia no es irresponsable”, dijo Moussavian. “Lo irresponsable y moralmente repugnante es negar a las personas el proceso legal debido, arrestarlos y pretender que un mensaje de miedo va a detener a las personas que están escapando condiciones horrorosas”.

En el email revelado por Wikileaks, Miranda conversaba con dos integrantes de su equipo de comunicaciones, Bridgette Gomez, directora de comunicación hispana y Pablo Manríquez, el encargado de calendarizar entrevistas con medios quien luego renunció al DNC y ahora trabaja para la Cámara Hispana de Comercio de los Estados Unidos.

La conversación por email giraba en torno a una manifestación de la organización local CASA, un grupo pro inmigrante, quien tenía planeada una marcha para el siguiente día en Washington en la Casa Blanca y la sede del DNC o Partido Demócrata, para exigir que “se trate a estas personas como refugiados”.

Ex subordinado de Miranda le dice que está equivocado

El ex empleado del DNC Pablo Manríquez, quien es de origen chileno, aparece en otro email contestándole a Miranda que los hechos “han desmentido la idea de que la gente viene por TPS”. 

“Tenga cuidado al responder a la prensa”, le contesta Manriquez a su jefe, Miranda, “Los activistas estarán mejor preparados que la última vez. Básicamente numerosos estudios han demostrado es que nadie está dejando Centro america para lograr TPS. De hecho, la mayoría de los refugiados han oído nunca hablar del TPS. Toda la evidencia muestra que las personas están abandonando porque no quieren ser violadas y / o asesinados”.

Miranda no está de acuerdo y contesta que:  “ha sido refutado sólo a los ojos de los activistas. No lo voy a decir que a la prensa, pero lo que los defensores están pidiendo es imprudente, irresponsable y pone más en riesgo la vida de estas personas”.

Aquí está el email en cuestión 

Todo esto vino después de que se filtrara que el gobierno de Barack Obama supuestamente iba a hacer nuevas deportaciones entre los centroamericanos que llegaron en los últimos años, escapando de la violencia en Honduras, El Salvador y Guatemala.

Miranda, el especialista demócrata en comunicaciones, quien anteriormente manejó medios hispanos para el presidente Barack Obama en la Casa Blanca, dijo que la respuesta pública del partido debía concentrarse en “todo lo que se ha hecho para mejorar las cosas y el bloqueo republicano a la reforma verdadera”.

Miranda dijo en el email que los grupos pro inmigrantes “no quieren escuchar” todo esto. No obstante, ellos no son los únicos, ya que tanto Hillary Clinton como Bernie Sanders dijeron durante su campaña que detendrían las redadas de menores y familias.

Sanders, además, llamó a que se diera un TPS para estas poblaciones de refugiados, pero Clinton no ha apoyado esta idea.

Numerosos miembros demócratas del Senado y Cámara de Representantes  han respaldado la idea de dar TPS a refugiados de estos países que escapan niveles extraordinarios de asesinatos y violencia, particularmente contra mujeres y niños.

Hace apenas dos semanas, 77 congresistas demócratas, liderados por Norma Torres de California, Ruben Gallego de Arizona, Beto O´Rourke de Texas y Hakeem Jeffries de Nueva York, enviaron una carta al presidente Obama pidiendo que considere el TPS para estos países.