Moho tóxico, agujeros en paredes y cables sueltos: así viven inquilinos en L.A.

Los damnificados piden que el propietario haga las reparaciones necesarias
Moho tóxico, agujeros en paredes y cables sueltos: así viven inquilinos en L.A.
Los inquilinos temen que los cables eléctricos sueltos electrocuten a alguien.
Foto: Cortesía / ACCE

Omar Carreño, su esposa y sus hijos de 3, 7 y 11 años de edad alquilan hace ocho años una de las cinco unidades del edificio ubicado en el 2810 de la avenida Cloverdale sur, en el sur centro de Los Ángeles.

Desde hace más de un año que él y el resto de los inquilinos le piden al dueño, que por favor repare los muchos problemas existentes en el inmueble, para poder vivir en condiciones dignas; sin embargo, sus reclamos no han sido atendidos.

Carreño explicó que hace más de un año al antiguo dueño del lugar, David Gómez, supuestamente le embargaron el edificio y la propiedad pasó a manos de Southwest Sonoran Enterprises y First Realty Mac, ambos negocios ubicados en Arizona.

La Opinión intentó contactar a ambas compañías, pero hasta la hora de cierre de edición, no respondieron.

“Cuando estaban transfiriendo la propiedad, [los nuevos dueños] llegaban a mostrar la casa todos los días, a toda hora, sin preocuparles si molestaban a las familias”, recordó Carreño.

En ese entonces, también llegaron inspectores de salud que encontraron moho tóxico en una de las unidades“Nos dijeron que en tres semanas lo solucionarían, pero no fue así”, indicó el inquilino.

Las unidades se encuentran en condiciones deplorables.
Las unidades se encuentran en condiciones deplorables. (Foto: Suministrada)

Carreño contó que, para eliminar el moho, tres meses atrás instalaron máquinas que funcionaban las 24 horas al día, impidiendo que los inquilinos pudieran si quiera dormir debido al ruido.

“La hijita de uno de los vecinos sufrió una pequeña parálisis facial y cuando fueron al médico a consultar, el doctor les dijo que era producto del estrés. La niña no podía dormir por el ruido de las máquinas”, señaló.

Este video muestra las máquinas que estuvieron conectadas por tres meses sin parar:

Los inquilinos llamaron en varias oportunidades a la administradora para pedirle que por favor las apague pero sus voces fueron ignoradas.

El inquilino indicó que también le pidieron al propietario que investigue si había moho en alguna de las otras unidades, por las dudas de que la humedad se hubiese traspasado a otro departamento, pero dijo que solo se enfocaron en una unidad.

“También nos empezaron a llegar papeles todos los días. Una de las tantas notificaciones nos decía que a partir de ahora, tendríamos que pagar por cada lugar para estacionar”, contó Carreño.

Entre los problemas que los inquilinos reclaman figuran la existencia de agujeros en la pared, cerca de estufas y tomas de gas, cables sueltos de electricidad y cajas eléctricas al descubierto aledañas a tomas de agua, lo que representan un peligro de ya que alguien podría electrocutarse. A eso se le suman las termitas y las ventanas estancadas que no se pueden abrir ni siquiera en caso de emergencia, entre otros.

Cajas de electicidad al descubierto.
Cajas de electicidad al descubierto. (Foto: Suministrada)
El techo de la vivienda muestra hendiduras.
El techo de la vivienda muestra hendiduras.

Protección al inquilino

Los arrendatarios acudieron por ayuda a la Alianza de Californianos para Empoderamiento de la Comunidad (ACCE), una organización de justicia social, dirigida por miles de familias, que busca mejorar las condiciones de la comunidad.

“Cuando en la organización trataron de descubrir quién era el dueño actual de la propiedad, pudieron ver que David Gómez seguía figurando como si fuese el propietario”, explicó el inquilino.

Peter Kuhns, vocero y organizador de ACCE, explicó  que el edificio en cuestión se encuentra en la zona de Adams y La Brea, un área que en los últimos años ha aumentado mucho de valor. Al mismo tiempo, esta es una zona de control de renta, en la cual los inquilinos gozan de protecciones legales.

“Cuando una propiedad se encuentra en una zona de control de renta, los propietarios que quieren que sus inquilinos se vayan deben pagarles la reubicación. Por ello, la estrategia de algunos propietarios es dejar que las condiciones de vivienda sean tan deplorables, que los inquilinos terminan yéndose por su cuenta y así ya no tienen que pagarles”, explicó.

El martes por la noche, inquilinos y miembros de la comunidad se presentarán frente a la casa del propietario, en Hacienda Heights para pedir que se escuchen sus reclamos.

“Yo creo que quieren que nos vayamos y por eso nos hacen vivir en estas condiciones”, opinó Carreño. “Todo lo que pedimos son condiciones de vivienda dignas, para nuestras familias”.

Si tienes problemas similares a los de este caso, y necesitas ayuda o información para reclamar condiciones dignas de vivienda, puedes contactarte con ACCE al (888) 964-8086, o visitar su página de internet  http://www.acceaction.org