Chile condena a 7 militares retirados por crímenes durante el gobierno de Pinochet

Un juez condenó este miércoles a siete militares chilenos retirados por su responsabilidad en el homicidio ocho opositores al gobierno militar de Augusto Pinochet y la desaparición de otros tres en 1973. S
Sigue a La Opinión en Facebook
Chile condena a 7 militares retirados por crímenes durante el gobierno de Pinochet
El exdictador chileno Augusto Pinochet falleció en 2006.
Foto: EFE

Un juez condenó este miércoles a siete exmilitares chilenos por el homicidio de ocho opositores al gobierno militar de Augusto Pinochet y la desaparición de otros tres en 1973.

Según la investigación del magistrado Mario Carroza, a cargo de las causas sobre violaciones a los derechos humanos en la Corte de Apelaciones de Santiago de Chile, los crímenes ocurrieron en septiembre y octubre de 1973.

De los siete, Sergio Benavides, coronel retirado del Ejército, y Manuel Vega, exjefe de la policía, fueron sentenciados a cadena perpetua.

Otros cuatro exfuncionarios recibieron sentencias de hasta quince años y uno obtuvo una pena de diez años y un día de prisión.

El coronel Benavides fue comandante de un campamento de prisioneros ubicado en Pisagua, en el norte del país, donde varios detenidos fueron torturados y asesinados.

Salvador Allende
Las víctimas apoyaban el gobierno de Salvador Allende, derrocado por Augusto Pinochet en 1973. Foto: Getty

El fallo señala que el 19 de septiembre de 1973 sacaron de sus celdas a Juan Calderón, Luis Alberto Lizardi, Marcelo Guzmán, Juan Jiménez, Jesús Cañas y Michel Nash, quienes fueron ejecutados bajo el pretexto de haber intentado escapar del campamento.

Un mes después, el 11 de octubre, los opositores políticos Julio Cabezas, Juan Valencia, Mario Morris, José Córdova y José Lizardi también fueron sacados de su confinamiento y fueron ejecutados.

Esto fue después del golpe de Estado que dio Pinochet al gobierno de izquierda de Salvador Allende.

Los cuerpos fueron enterrados en el desierto de Atacama, según la indagatoria. En 1990, fueron hallados tres mientras que el resto continúa desaparecido.

El fallo también obliga al Estado de Chile a pagar un 510 millones de pesos chilenos (US$780.000) a las familias por causar daño moral.