Río 2016: Policía brasileña asegura que Ryan Lochte miente

Las autoridades que investigan el caso aseguran que los nadadores cometieron disturbios bajo los efectos del alcohol y que pelearon con policías y no fueron asaltados como ellos dijeron

Río 2016: Policía brasileña asegura que Ryan Lochte miente
Lochte y otros nadadores no habrían sido asaltados, sino que tuvieron un enfrentamiento con la policía.
Foto: EFE

El supuesto asalto sufrido por nadadores estadounidenses en Río de Janeiro no se produjo y los deportistas en realidad se enfrentaron a guardias de seguridad en una gasolinera de Barra de Tijuca, donde se encuentra la Villa Olímpica, según la Policía brasileña.

Ryan Lochte, James Feigen, Gunnar Bentz y Jack Conger denunciaron haber sido víctimas de un asalto a punta de pistola por hombres que vestían uniformes de policía el pasado domingo.

Sin embargo, el jefe de la policía Civil, Fernando Veloso, explicó al diario ‘O Globo’ que la investigación realizada demuestra que el asalto no se produjo.

Según la Policía brasileña, los deportistas, alterados y ebrios, tuvieron un enfrentamiento con agentes de seguridad en una gasolinera de Barra de Tijuca, en el oeste de la ciudad.

De acuerdo con ‘O Globo’, los nadadores habrían provocado daños en las instalaciones y se habrían negado a pagar, lo que obligó a intervenir a los agentes de seguridad.

La Justicia brasileña prohibió el miércoles la salida del país de los cuatro mientras concluye la investigación, aunque Lochte había viajado ya a Estados Unidos.

La Policía impidió anoche a Gunnar Bentz y Jack Conger abordar un avión con destino a Estados Unidos.

Los deportistas se negaron a declarar durante las cuatro horas que permanecieron en la comisaría del aeropuerto internacional de Río, tras lo cual se trasladaron a un hotel próximo.

Las lagunas en la versión ofrecida por los deportistas y el vídeo que recoge su llegada a las instalaciones de la Villa Olímpica horas después del supuesto asalto, en el que aparecen con sus objetos personales, llevaron a la Policía brasileña a abrir una investigación sobre la veracidad de sus declaraciones.