Dos afroamericanos y un latino murieron este fin de semana en Los Ángeles, a manos de policías

Viernes: Reginald Thomas/Sábado: Cornell Snell Jr/Domingo: un hombre latino, aún no identificado
Dos afroamericanos y un latino murieron este fin de semana en Los Ángeles, a manos de policías
Los Ángeles alza su voz en contra de la brutalidad policial.
Foto: Getty Images

Por segunda noche consecutiva, Los Ángeles escuchó el clamor de la comunidad que exigía se hiciese justicia por la muerte de tres hombres a manos de la policía durante el fin de semana.

“Encarcelen a policías asesinos!”, leía un letrero entre los protestantes, mientras los simpatizantes del movimiento Black Lives Matter paraban el tráfico sobre la calle 108th en sur Los Ángeles, cerca de donde se dio el tiroteo que acabó con la vida de Carnell Snell Jr., de 18 años.

Pero la demonstración del domingo no solo hacía mención de la memoria de Snell, sino también de Reginald Thomas, un hombre de 36 años muerto en Pasadena, después de un enfrentamiento con agentes, así como la de un joven latino que la noche del domingo también murió en sur Los Ángeles tras un operativo antipandillas.

Y tal vez a nivel mucho más elevado, los manifestantes se unían a la voz de miles de estadounidenses que en todo el país exigen que la justicia esté del lado del ciudadano, y no del agente que tira a matar a veces sin excusa alguna.

En lo que va el año, 814 personas han muerto al verse enfrentados por agentes policiacos, según datos recabados por The Guardian. Más del 20% de las víctimas son afroamericanos, mientras que casi el 16% son latinos.

La noche del domingo cuatro personas fueron arrestadas, bajo sospecha de no acatar ordenes policiales de despejar el área. Al parecer, también la residencia del alcalde Eric Garcetti fue cubierta en “huevazos”, supuestamente como parte de las mismas protestas.

//platform.twitter.com/widgets.js

Muerte en Pasadena

Reginald Thomas, falleció el viernes tras ser impactado por un taser (choques eléctricos) y reducido por la fuerza por agentes de la Policía de Pasadena.

La policía recibió una llamada hacia las 2:20 a.m. que alertaba de un disturbio doméstico en el número 250 de Orange Grove Boulevard, y alertó de que el sospechoso estaba armado. Cuando los agentes acudieron al lugar de los hechos encontraron a Thomas portando un cuchillo y un extintor. El hombre no soltó el arma cuando los agentes se lo ordenaron y tampoco respondió a sus llamados para que se entregara, según la Policía.

Varios vecinos y manifestantes se ha reunido en el lugar de los hechos para pedir respuestas (Foto: KTLA via Twitter)
Varios vecinos y manifestantes se ha reunido en el lugar de los hechos para pedir respuestas (Foto: KTLA via Twitter)

Los agentes emplearon un táser contra él y consiguieron que soltara el extintor, pero entonces Thomas intentó entrar en una casa en cuyo interior había gente, según el parte policial.

De acuerdo con el testimonio de su pareja, el hombre cerró la puerta en la cara de los agentes pero éstos consiguieron abrirla, dijeron a los demás ocupantes que salieran y emplearon fuerza física para reducir a Thomas. Cuando se dieron cuenta de que no respiraba, le practicaron CPR (primeros auxilios) hasta que llegaron los paramédicos que también le suministraron medidas de auxilio, pero no consiguieron reanimarlo y falleció en la escena. Está pendiente la autopsia para determinar las causas de la muerte.

//platform.twitter.com/widgets.js

Según la pareja de Thomas, Shainie Lindsay, que está embarazada de 6 meses, éste sufría trastornos mentales y se encontraba ido en el momento de los hechos, por eso no hizo caso a los agentes. Según su testimonio, fue el propio Thomas el que llamó a la policía para denunciarse a sí mismo y pedir ayuda.

El joven de 18 años

Cornell Snell Jr., un joven de 18 años que supuestamente portaba un arma, fue abatido a tiros por la policía luego de entablarse una persecución policial.

Según la policía, los agentes decidieron seguir el vehículo en el que viajaba Snell después de notar que traía placas de papel, ya que se creía que el vehículo había sido robado. Cuando le pidieron al conductor que se detuviera, éste huyó, iniciando la persecución.

//platform.twitter.com/widgets.js

Dos personas luego salieron del auto, ya sobre la calle 107th y la avenida Western, y corrieron mientras el motorista se daba a la fuga.

La policía fue tras de uno de ellos y cuando el hombre se detuvo en el patio trasero de una casa, sucedió el tiroteo. Según la Policía, éste estaba armado, lo cual motivó el tiroteo. Más tarde fue identificado como Snell.

Aún no se ha determinado si el coche en cuestión en verdad sí era robado, como se sospechó.

Uno más

La identidad del tercer hombre muerto tras enfrentarse a policías en Los Ángeles este fin de semana no ha sido revelada aún, pero su muerte se adhiere a la tensión que hoy se vive, y la falta de confianza que la comunidad le tiene a las agencias del orden.

Se dio el incidente a las 4:40 p.m. cerca de la calle 48th y la avenida Ascot. Policías antipandillas de la División Newton acudieron al área luego de recibir reportes de un hombre armado.

Cómo o por qué se produjo el tiroteo aún se desconoce, pero al menos un agente disparó en contra de dos hombre, uno de los cuales coincidía con la descripción del hombre armado.

Uno de los hombres fue alcanzado por las balas. Los paramédicos lo trasladaron a un hospital local pero falleció poco después.

El hombre solo fue identificado como un hombre hispano, entre 18 y 22 años.

Un arma fue recuperada en la zona. Más información sobre el tiroteo no ha sido revelada.