Gobierno argentino dicta ‘conciliación obligatoria’ para eventual huelga de árbitros

El cobarde ataque sufrido por un colegiado en el partido entre Sarmiento y Sansinena motivó la medida del gremio, que este martes rindió frutos al intervenir el gobierno y la AFA
Gobierno argentino dicta ‘conciliación obligatoria’ para eventual huelga de árbitros
El árbitro Claudio Elichiri tras ser brutalmente golpeado en Ayacucho.
Foto: Especial

El Gobierno argentino dictó hoy la conciliación obligatoria ante el paro del Sindicato de Árbitros de la República Argentina (Sadra) previsto para el fin de semana próximo y que se inició a raíz de una agresión a un árbitro el fin de semana pasado por no pitar un penalti, recogieron medios locales.

El dictamen, procedente del Ministerio de Trabajo, dispone la vuelta de las actividades arbitrales, incluido el “superclásico” entre River Plate y Boca Juniors que iba a tener lugar este domingo, recopiló la agencia estatal de noticias Télam.

La huelga fue convocada el pasado lunes por el secretario general del Sadra, Guillermo Marconi, tras la agresión el pasado sábado a un colegiado y afectaba a todas las categorías.

El árbitro herido es Claudio Elichiri, quien fue golpeado por los hinchas y jugadores del equipo de fútbol Sarmiento de Ayacucho cuando no pitó un penalti a favor del equipo en el partido de la Federal B que los enfrentaba al Sansinena de General Cerri.

Después de que los jugadores comenzaran el ataque al juez, se unió la hinchada del Sarmiento, que invadió el campo sin ser detenidos por las fuerzas de seguridad.

Sin embargo, según anunció Guillermo Marconi, su sindicato “podría desobedecer la conciliación obligatoria si las pautas de seguridad para los árbitros no son satisfactorias”, aunque reconoció que “no había forma de evitarla”.

No hay forma de evadir la conciliación obligatoria. Pero lo positivo es que la AFA se comprometió a modificar el protocolo de seguridad arbitral“, subrayó Marconi.

Esta conciliación obligatoria finalizará el 29 de diciembre y se estima tener para entonces un protocolo de seguridad nuevo para los árbitros.