Darren Soto se alista para batalla por “DREAMers” y por recuperación económica en Puerto Rico

Dijo que su experiencia le ha enseñado a “escoger sus batallas”, por lo que su objetivo es encontrar terreno común con los republicanos donde lo haya
Darren Soto se alista para batalla por “DREAMers” y por recuperación económica en Puerto Rico
Darren Soto ganó el escaño por el distrito 9 de Florida, e hizo historia al convertirse en el primer representante de origen boricua del estado en la Cámara de Representantes.
Foto: Wikipedia

WASHINGTON.- Lleva más de una década lidiando con los republicanos en la legislatura estatal y ahora,  al hacer historia como el primer representante de origen puertorriqueño de Florida en la Cámara de Representantes, Darren Soto se alista para sus próximas batallas en defensa de los inmigrantes, la creación de empleos, y ayudas para Puerto Rico.

En entrevista telefónica con este diario, Soto afirmó que su experiencia le ha enseñado a “escoger sus batallas”, por lo que su objetivo es encontrar terreno común con los republicanos donde lo haya, y luchar simultáneamente por diversas causas progresistas.

“Habrá un fuerte enfoque en la economía, porque mi distrito necesita empleos con mejores salarios, y desde luego nos preocupa la recuperación económica en Puerto Rico. También vamos a luchar por nuestros DREAMers, y para proteger a todos los inmigrantes en esta nación, de una agresiva Administración Trump que es anti-inmigrante”, precisó Soto.

“La idea es identificar áreas en las que podamos trabajar juntos… pero hay otras áreas que nos definen como demócratas, especialmente en torno a asuntos sociales, los derechos de los inmigrantes y de las mujeres, la protección del medio ambiente, y por las que estoy listo para luchar”, prometió.

Abogado de profesión, Soto ganó el escaño por el distrito 9 de Florida en los comicios generales del pasado 8 de noviembre, venciendo al legislador demócrata Alan Grayson.

De padre puertorriqueño y madre italiano-estadounidense, su victoria en las urnas es considerada un hito en la participación cívica de la creciente comunidad boricua en EEUU, más allá de los enclaves tradicionales en la costa Este y en la zona central del país, y Soto ha dejado en claro que la crisis fiscal en la isla será una de sus prioridades en el Congreso.

“Los líderes a nivel nacional han comenzando a prestar atención a la isla por la presión que hemos ejercido. En Florida, los puertorriqueños tuvieron una alta participación electoral, y mi labor será continuar ese entusiasmo… nos preocupa mucho lo que ocurre a nuestros hermanos en Puerto Rico”, dijo Soto, quien aspira a un puesto en el Comité de Recursos Naturales, que tiene jurisdicción en la implementación de la ley “PROMESA” para resolver la crisis fiscal en la isla.

Para Soto, la ayuda para Puerto Rico debe incluir, además de una significativa reducción de la deuda, la igualdad en los beneficios de “Medicare”, acceso a préstamos para la pequeña empresa, y elegibilidad para créditos tributarios para familias con hijos.

A su paso por ambas cámaras de la legislatura estatal en Tallahassee, Soto se dio a conocer por diversas luchas legislativas, incluyendo medidas de protección ambiental y para una reforma del sistema de justicia criminal.

Soto estuvo detrás de la aprobación de una medida que permite a ciertos inmigrantes indocumentados a integrarse a la barra de abogados de Florida, y otras promovidas por los propios votantes.

Soto está consciente de los retos que le esperan en la nueva sesión legislativa que comienza el 3 de enero próximo, en la que los republicanos prometen avanzar una agenda conservadora, repleta de las promesas electorales del entrante presidente Donald Trump.

Los republicanos afilan su estrategia para revertir, por ejemplo, la reforma de salud de 2010, conocida como “Obamacare”,  la reforma de Wall Street, y regulaciones para reducir la contaminación ambiental.

Ya desde antes de iniciar la sesión, los republicanos han anunciado que someterán a voto una serie de cambios a los reglamentos en la Cámara Baja, que previsiblemente serán en represalia por la protesta de 25 horas que protagonizaron varios legisladores demócratas tras el tiroteo en el club nocturno gay, “Pulse”, en Orlando (Florida).

El incidente, que dejó 49 muertos y más de 50 heridos, generó una fallida movilización de demócratas y grupos afines para un mayor control de armas. Decenas de legisladores demócratas, incluyendo varios latinos, participaron en una protesta en el pleno de la Cámara Baja que generó gran cobertura mediática, pero los republicanos se negaron a votar una ley bipartidista para restringir el acceso a las armas.

“Estamos revisando este paquete de reglamentos pero si lo que proponen es cambiar las reglas para silenciar el debate de asuntos apremiantes que afronta EEUU, eso no solo sería una falta de madurez sino también de sentido”, afirmó.