Hombre intenta secuestrar a niñita de 7 años de un KFC en Paramount

De no haber sido por el empleado y un cliente, otra historia sería
Hombre intenta secuestrar a niñita de 7 años de un KFC en Paramount
KFC en Paramount donde se dio el ataque.
Foto: Captura/Google Maps

Un hombre indigente fue arrestado luego que intentó secuestrar a una niña de 7 años de edad de un restaurante de KFC en la ciudad de Paramount.

Lorenzo Ray Taylor, de 35 años y residente de Paramount, ingresó la tarde del martes al restaurante de comida rápida, ubicado sobre los bulevares Alondra y Paramount, y comenzó a gritarle a una abuela, a una madre y a sus hijas, hostigándolas mientras éstas comían.

Deborah Marlow, la abuela de las niñas, contó al noticiero angelino KTLA que temía por su seguridad y la de sus nietas por lo que las movió hacia el mostrador del restaurante.

Taylor entonces caminó hacia ellos y agarró a la niña de 7 años, Giselle Hamilton, por el brazo, tirándola lejos de su abuela y diciendo “la niña, la niña”. En eso, la abuela sujeto a la pequeña “Gee Gee” de su otro brazo, intentando zafarla.

Un empleado de 45 años y otro cliente se metieron entre la familia y Taylor, liberando a la chica de su alcance, según testigos.

La familia corrió a la parte trasera del restaurante para escapar del hombre, auxiliados por otros clientes del restaurante.

Cuando los diputados llegaron a la escena, alrededor de las 3:40 p.m, Taylor estaba supuestamente luchando contra otro hombre antes de ser detenido por dos civiles. Una lucha siguió entre los diputados y el sospechoso, y Taylor pronto comenzó a dominar a los diputados, informó el Sheriff del condado de Los Ángeles (LASD).

Con la ayuda de dos civiles y una pistola táser, finalmente se pudo dominar a Taylor y arrestarlo.

Pero pese que ésta ya está tras las rejas, la familia asegura que tanto el personal del restaurante como los agentes no actuaron de manera apropiada en el incidente.

Según el abogado de estos, Marc Strecker, los empleados de KFC se negaron a ayudar a la familia de manera oportuna y los agentes estaban afuera de la puerta y se dilataron mientras el hombre continuaba “aterrorizando” a Marlow y a su nieta, por lo que tienen en la mira una posible demanda.

Por su parte, KFC dijo que sus empleados actuaron de acorde y alertaron a las autoridades sobre el incidente.