Cerca de 800 congregaciones religiosas participan en movimiento “santuario”

Líderes y activistas se aprestan a ampliar el movimiento santuario a otras minorías amenazadas por los cambios migratorios de la Administración Trump
Cerca de 800 congregaciones religiosas participan en movimiento “santuario”
Grandes ciudades prometen que protegerán sus "santuarios" para indocumentados.
Foto: Archivo / EFE

WASHINGTON.-  El número de iglesias y congregaciones religiosas que se han sumado al movimiento “santuario” para proteger a los inmigrantes indocumentados en EEUU ya supera los 800, y ahora los líderes religiosos piensan incluir también a las mezquitas, además de que organizan vigilias y protestas contra la entrante Administración Trump.

A tres días de la toma de posesión del presidente electo, Donald Trump, como el 45 presidente del país, activistas y líderes religiosos prevén llevar a cabo esta y la próxima semana al menos una decena de vigilias, ruedas de prensa y demás eventos en ciudades como Los Ángeles y San Francisco (California), Denver (Colorado), Portland (Oregon), Tucson (Arizona), y Filadelfia (Pensilvania).

La idea, según los organizadores del “Movimiento de Santuario Nacional” es mantener un muro de oposición a los planes de la entrante Administración Trump y proteger a los grupos vulnerables, explicaron durante una conferencia telefónica líderes de diferentes denominaciones religiosas.

Protección a más grupos vulnerables

Es que, ante la retórica divisoria que permanece sin cambio, lo adecuado ahora es ampliar el movimiento santuario más allá de la población indocumentada, para proteger también a otros grupos vulnerables, como los musulmanes, aseguraron.

En la actualidad, el creciente número de congregaciones “santuario” representa el doble de la cifra desde los comicios del pasado 8 de noviembre, que dieron por ganador al magnate empresarial republicano.

Trump, quien ganó con un mensaje populista y una retórica de mano dura contra los inmigrantes, insiste en la idea de construir un muro en la frontera sur, la deportación masiva de los inmigrantes –con énfasis en hasta tres millones de “criminales”- y el registro de musulmanes.

El mensaje es que “vamos a apoyar firmemente a nuestros inmigrantes que han recibido un trato duro” pero que necesitan “que se les trate de forma humana y con justicia”, explicó la obispo Minerva Carcaño, encargada de asuntos migratorios de la United Methodist Church (UMC).

Según Carcaño, Trump ha demostrado que “tiene poco o ningún entendimiento” de la situación de los inmigrantes.

Por su parte, el reverendo Noel Anderson, organizador nacional del “Church World Service”, denunció el tono “racista” y “anti-inmigrante” de la entrante Administración Trump, y señaló que el movimiento santuario está respondiendo a “las leyes divinas y los textos sagrados, que nos piden resistir estas propuestas”.

El reverendo mexicano, Orlando Gallardo, de la “Trinity Community Church”, en Kansas City (Kansas) dijo que, como “DACAmentado”, entiende la zozobra que sienten miles de indocumentados y que la iglesia debe darles acompañamiento.

“Voy a hacer todo lo posible para que nuestra iglesia sea un santuario para los que sienten temor”, dijo Gallardo, quien gracias al programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, pudo ordenarse como sacerdote.

Gallardo emigró de Acapulco a los 15 años de edad para escapar de la pobreza y la falta de oportunidades, y dijo que fue en su difícil trayecto hacia EEUU, pasando hambre, que conoció a Dios.

El movimiento está abriendo sus puertas a “cualquier comunidad que se sienta amenazada por las políticas discriminatorias de la Administración Trump”, precisó el obispo Dwayne Royster, director político de la red nacional “PICO”.

En ese sentido, el imán y analista de asuntos musulmanes en la Southern Methodist University de Dallas (Texas), Omar Suleiman, dijo que se sumará a los esfuerzos para que pronto las mezquitas también ofrezcan protección a los musulmanes porque “todas las personas merecen un trato digno, sin importar su estatus migratorio”.

Los santuarios tienen protecciones legales

Trump y sus aliados republicanos apoyan eliminar los fondos para las ciudades y condados “santuario”, pero un informe reciente del grupo progresista “Demos” señaló que los santuarios cuentan con protecciones bajo la Constitución y las leyes locales.

Aunque las comunidades no pueden impedir por completo la labor de los agentes de Inmigración federales, sí pueden frenar, como ya se ha hecho en el pasado, las violaciones al derecho a la protección equitativa bajo las leyes, así como las tácticas de discriminación racial contra los inmigrantes, según el grupo.

“Creemos que este momento de crisis provee una oportunidad para que los gobiernos locales y las escuelas se dediquen a construir una comunidad que… proteja a sus miembros más vulnerables y, de esa forma, expandan el bienestar y la seguridad de todos”, explicó en un blog la abogada Katherine Culliton-González, coautora del informe.

Según la experta, los gobiernos locales y estatales tienen la obligación de impedir acciones y políticas que violen la Constitución, que ofrece garantías de protección equitativa en sitios como escuelas, iglesias y hospitales.

En las escuelas, por ejemplo, las protecciones constitucionales prohíben que se recabe y utilice el estatus migratorio de los estudiantes en su contra.