Trump ordena muro fronterizo, más deportaciones y golpe a “ciudades santuario”

El presidente ordenó también el despliegue de 5,000 policías migratorios más
Trump ordena muro fronterizo, más deportaciones y golpe a “ciudades santuario”
Trump firmó este miércoles la orden ejecutiva para construir el muro fronterizo con México y otros cambios al sistema de deportaciones de EEUU.
Foto: Chip Somodevilla/Getty Images

WASHINGTON – En su primera visita al Departamento de Seguridad Nacional (DHS), el presidente Donald Trump emitió este miércoles sendas medidas ejecutivas que autorizan la construcción de un muro fronterizo, un aumento en las deportaciones y un golpe económico a las “ciudades santuario”.

El hombre que durante la contienda prometió “ley y orden” llegó como presidente a la sede del DHS, y firmó las órdenes ejecutivas el mismo día en que una delegación mexicana, encabezada por el canciller Luis Videgaray, inició una visita de trabajo a la capital estadounidense.

“Esto es seguridad fronteriza. Lo hemos hablado desde el principio, esto será lo máximo”, aseguró Trump, antes de participar en un encuentro con los empleados de la agencia federal.

Ambas órdenes enumeran una serie de pasos dirigidos a reforzar la seguridad en todo el mapa nacional. La primera autoriza la construcción de un muro en la frontera sur; la contratación de 5,000 agentes fronterizos y más centros detención; un incremento en las deportaciones, y el restablecimiento del polémico programa de “Comunidades Seguras”. La segunda amenaza con eliminar fondos federales para las “ciudades santuario” que se niegan a entregar a indocumentados a los agentes de Inmigración.

Según un  informe de diciembre pasado del “Immigrant Legal Resource Center” (ILRC), la mayoría de los once millones de inmigrantes indocumentados se concentra en 168 condados en el país.

De éstos, 69 condados se niegan a retener en las cárceles a indocumentados para ser entregados después a los agentes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y el resto de los condados sí colabora.

En su acostumbrado encuentro con la prensa, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, explicó que el objetivo de Trump es “resguardar las fronteras y mejorar el cumplimiento de las leyes de Inmigración al interior” del país.

Expectativas sobre reunión con Peña Nieto

Trump prevé reunirse con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, el próximo martes, para discutir asuntos de la agenda bilateral, incluida la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), la inmigración, el combate a los carteles de la droga, y la seguridad fronteriza.

Spicer dijo que México pagará “de una u otra manera” el muro, que tiene un costo de al menos $10,000 millones, pero no precisó cómo lo conseguirá EEUU.  Algunos han propuesto ideas como condicionar la ayuda a México o retener sus remesas.

México ya ha dicho que no soltará un centavo, y grupos pro-inmigrantes en todo el país, incluyendo las principales organizaciones hispanas, han prometido defender a los inmigrantes en las cortes si es necesario para evitar el atropello de sus derechos.

En todo caso, es poco probable que el Congreso, aún bajo control republicano, vaya a aprobar el monto total para la construcción del muro, lo que obligaría a Trump a buscar alternativas para financiarlo.

Las medidas anunciadas hoy son el “antídoto” que Trump prometió para frenar el paso a inmigrantes indocumentados, y son producto de extensas discusiones con su íntimo círculo de asesores.

Trump lanzó su candidatura presidencial en junio de 2015 con promesas de mano dura contra la inmigración ilegal, pero desató la ira de la comunidad inmigrante al describir a los mexicanos en particular como “violadores”, “criminales” y narcotraficantes.

Aunque los propios informes de la Administración Obama dieron fe de que la frontera está más segura que nunca, y que ha bajado el número de cruces ilegales, Trump siempre ha advertido sobre la porosidad de la frontera y la presunta infiltración de terroristas extranjeros.

¿Qué pasará con los Dreamers?

Spicer repitió por tercer día consecutivo que la Administración sigue elaborando una respuesta sobre si mantener o eliminar el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, que ha protegido de la deportación a unos 750,000 “Dreamers”.

Sus asesores mantienen opiniones divergentes sobre qué hacer con los “Dreamers”, aunque el nominado como fiscal general, el senador republicano, Jeff Sessions, ha asegurado que el DACA es anticonstitucional y debe eliminarse.

Trump se reunió con familiares de víctimas que han muerto a manos de inmigrantes indocumentados, pero la Casa Blanca no ha dicho si también se reunirá con “Dreamers” y sus padres.

“Los escuchamos, los vemos, y nunca más serán ignorados. Sus hijos no habrán perdido sus vidas por nada”, les dijo Trump.

Se prevé que entre mañana y el próximo viernes, Trump emita órdenes para prohibir la entrada a EEUU de inmigrantes y refugiados de Siria y otros países del Medio Oriente y Africa, mientras se elabora un sistema para determinar quiénes pueden venir a este país sin ser un peligro para la seguridad nacional.

Además de Siria, los países afectados por esta restricción son Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, y el Yemen.

Trump viajará mañana jueves a Filadelfia (Pensilvania), donde participará en el retiro invernal de los republicanos.