Después de 15 años, detienen a pandillero angelino acusado de asesinato

Merced "Shadow" Cambero es acusado de matar a un afroamericano en 1999
Después de 15 años, detienen a pandillero angelino acusado de asesinato
Merced "Shadow" Cambero asesinó en 1999 a un hombre negro por la única razón de que intentó estacionar su auto en una calle donde operaba su banda, Avenues.
Foto: Cortesía/FBI

Este martes un pandillero latino se ha declarado inocente de varios cargos federales de los que está acusado en relación a un asesinato motivado por odio racial.

Merced “Shadow” Cambero, de 38 años y originariamente de Highland Park, es un miembro documentado de la banda Avenues, que hace años desataron una ola de violencia contra los afroamericanos en el barrio.

Cambero está acusado de ser uno de los tres atacantes el 18 de abril de 1999 balearon fatalmente en Highland Park a Kenneth Kurry Wilson, un hombre afroamericano de 38 años que estacionó su vehículo en una calle en la que actuaba la banda.

Durante más de 15 años, Cambero logró huir de la justicia hasta que fue apresado en Baja California por las autoridades mexicanas por una ofensa aparte. Cuando descubrieron que utilizaba una identificación falsa, colaboraron con la policía de San Diego para averiguar su verdadera identidad y fue entregado al FBI el pasado 3 de febrero.

“El arresto de Cambero es el último ejemplo de éxito entre agencias que cooperan internacionalmente”, indicó en una declaración Deirdre Fike, directora adjunta a cargo de la oficina del FBI en Los Ángeles.

Está acusado de conspiración en contra de derechos humanos, interferencia con actividades federalmente protegidas, complicidad y uso de un arma de fuego durante un crimen violento causando la muerte.

Además del asesinato de Wilson, Cambero está acusado de participar en crímenes, todos ellos odio, que incluyen: un ataque en 1997 a hombres afroamericanos que jugaban al baloncesto en un parque, un asalto a otro afroamericano en 1998 durante el cual le golpearon en la cabeza con un objeto metálico, una agresión a un hombre negro en 1999 y proferir insultos raciales contra una chica y un hombre afroamericanos también en 1999.

El juez federal Percy Anderson ha fijado el juicio, que tendrá lugar en Los Ángeles, para el 28 de marzo. Si es sentenciado culpable de los cargos de los que se le acusa, se enfrenta a prisión de por vida sin posibilidad de libertad condicional.

Una ola de violencia

El caso en el que estuvo implicado Cambero fue la primera vez que el estatuto federal de crimen de odio fue utilizado para combatir la violencia racista perpetrada por pandilleros, lo que llevó en 2004 a la acusación de cinco miembros de Avenues, incluido Cambero que entonces permanecía fugado.

Uno de los tiradores, José de la Cruz, ya había sido enjuiciado previamente en 2002.

Los otros tres acusados fueron sentenciados en 2006 a cadena perpetua. Son Alejandro Martínez y Fernando Cazares, acusados de montar guardia, y el tercer tirador, Gilbert Saldana, que ya estaba sentenciando a prisión de por vida por otro asesinato cuando fue condenado por este crimen.

Además de por el homicidio de Wilson, los cinco pandilleros de Avenues están acusados y cuatro ya han sido condenados por toda una conspiración de seis años que también acabó con la vida de otro hombre negro, Christopher Bowser, en una parada de autobús el 11 de diciembre del año 2000; y abarca multitud de crímenes raciales.

“Las víctimas de este caso fueron atacadas simplemente por el color de su piel y porque los pandilleros querían acabar con la presencia de afroamericanos en su vecindario”, dijo la fiscal de los Estados Unidos Eileen M. Decker. “La atroz conducta de la que se acusa al imputado no tiene cabida en esta nación, y el Departamento de Justicia se enfrentará firmemente a crímenes de odio como los denunciados”.