El caso del hispano “deportado” que enfrenta al alcalde de NYC con “La Migra”

Para Bill de Blasio, Estivan Velásquez no representa una amenaza a la seguridad pública, como plantea la Administración Trump

Guía de Regalos

El caso del hispano “deportado” que enfrenta al alcalde de NYC con “La Migra”
La Administración De Blasio ha dicho que hará valer la política de “ciudad santuario”.

NUEVA YORK – Un joven salvadoreño arrestado en las redadas llevadas a cabo por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Nueva York divide a las autoridades federales y al gobierno municipal.

Para el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, el procedimiento contra Estivan Velásquez (19) es improcedente y el joven que vivía en Queens no representa una amenaza a la sociedad.

Pero, para la Administración Trump, la realidad es otra.

Oficiales de ICE emitieron una orden al Departamento de Correcciones (DOCCS) en mayo de 2016 contra el inmigrante para que fuera sometido a custodia federal. Pero, la Ciudad liberó al hispano de Rikers Island, el pasado jueves, luego de que permaneciera por casi cinco meses por conducta desordenada, un cargo menor.

Ese mismo día, agentes de “La Migra” detuvieron a Velásquez, a quienes consideran un peligro a la seguridad pública por supuestos vínculos con la pandilla MS-13.

Ayer, el salvadoreño estaba en espera de ser deportado; se desconoce si las autoridades migratorias al final lograron el trámite.

“El detenido fue liberado luego de que se declaró culpable y cumplió su tiempo en cárcel por una ofensa que no se considera violenta o un crimen serio bajo las leyes locales de la ciudad”, argumentó Rosemary Boeglin, portavoz del alcalde al diario NY Daily News.

Todo sobre las redadas

“La supuesta afiliación a pandillas no está sostenida por evidencia asociada a estándares constitucionales. Cuando ICE presenta evidencia a nuestra ciudad que un individuo bajo nuestra custodia ha sido convicto de un crimen serio o violento –uno que amenaza a la seguridad pública– sí cooperamos”, agregó la funcionaria.

La Administración De Blasio ha dicho que hará valer la política de “ciudad santuario” para limitar su colaboración con las autoridades federales de inmigración en la detención de indocumentados, a pesar de la amenaza de autoridades federales de que le retirará millones en fondos.

“Más allá de eso, esta administración y el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) no cree que hace a esta ciudad más seguridad al separar familias y comunidades”, sostuvo Boeglin.

ICE, por su parte, planteó que Velásquez, supuestamente admitió a agentes que era miembro de la pandilla MS-13 (Mara Salvatrucha).

El joven figura en la lista de 41 arrestados este mes en NYC y otros condados del estado.

De acuerdo con la agencia, el muchacho entró a Estados Unidos ilegalmente. En noviembre de 2015, un juez ordenó su deportación.

Las autoriades migratorias indicaron al rotativo que su historial criminal incluye posesión criminal de un arma en cuarto grado y conducta desordenada.

Este martes, poco después de que el secretario de Seguridad Nacional John Kelly diera a conocer nuevas directrices para acelerar las deportaciones, activistas, líderes políticos y abogados instaron al alcalde a que use su poder administrativo para cambiar las normas municipales y descarte prácticas como “ventanas rotas” o “broken windows”, ya que según plantearon, exponea los inmigrantes a un mayor riesgo de ser detenidos y deportados.

Dicha política favorece la intervención con pen rsonas que cometen delitos menores, esto como una manera preventiva de evitar crímenes mayores. Pero, para sus opositores, ventanas rotas criminaliza a las minorías.

Todo sobre las redadas