Los tres candidatos para llevarse este año el MVP de la NBA

Westbrook promedia un triple-doble pero otros también tienen sólidos argumentos para ganar el premio
Los tres candidatos para llevarse este año el MVP de la NBA
Los números ofensivos de Russell Westbrook están fuera de liga, pero su alta cantidad de turnovers podría afectarle en la carrera para ser el Jugador Más Valioso.
Foto: Doug Pensinger / Getty Images

Con apenas un mes para concluir la fase regular de la NBA 2016-2017, hay algunos expertos que apuntan al base del Thunder de Oklahoma City, Russell Westbrook, como una línea para el premio de “Jugador Más Valioso”, cuando está promediando un triple-doble en lo que va de torneo y tiene a su equipo en posición para llegar a los playoffs.

Sin embargo, con los Spurs de San Antonio amenazando con descarrilar a los Warriors de Golden State del tope del standing en la liga, y con Kawhi Leonard llevando la voz cantante en ese reclamo, sumado a la temporada sobresaliente en términos ofensivos que está teniendo James Harden con los Rockets de Houston, la competencia pudiera ser mucho más férrea. Echemos un vistazo a los argumentos a favor y en contra de cada uno:

Russell Westbrook

Tras la salida de Kevin Durant del Thunder, Westbrook ha tomado solo la batuta, incrementando de 18.1 a 24.4 sus intentos al canasto por juego para así mejorar su promedio de puntos de 23.5 la pasada campaña a 32.1 (un +8.6 de diferencia) y liderar la NBA en ese departamento. De hecho, tiene 15 juegos de 40 puntos o más, incluyendo uno de 51 y otro de 58 (solo superado esta campaña por los 60 que anotó Klay Thompson).

También mejoró sus promedios de rebotes de 7.8 a 10.5 (+2.7), aunque bajó un poco en asistencias de 10.4 a 10.1 (-0.3) pero aún así mantiene su promedio de triple-doble, figurando undécimo en la liga en rebotes y tercero en asistencias.

Entre sus puntos anotados y sus asistencias, Westbrook es responsable de 55.1 de los 106 puntos por juego que produce Oklahoma City. Más aún, lleva 32 juegos con triple-doble esta temporada, la segunda mejor marca en una campaña –solo detrás de Oscar Robertson en el 1961-62 (que tuvo 42 juegoscon promedios de 30.8 puntos, 12.5 rebotes y 11.4 asistencias). Le quedan 16 juegos para superarlo o buscar el empate.

Su consistencia ha ayudado al Thunder a ocupar el sexto lugar en la Conferencia Oeste con marca de 37-29 con opción a los playoffs y sin él serían un equipo de lotería.

Del lado negativo, West-brook ha acumulado ya 357 turnovers y se aproxima a romper la marca de pifias en una temporada que tuvo James Harden en el 2015-2016 de 374. Promedia 5.4 turnovers y ha tenido 15 partidos con siete turnovers o más.

Además, aunque su efectividad en triples ha aumentado a 33.4 por ciento (que no es nada del otro mundo), su efectividad de campo (42 por ciento) es la tercera peor en su carrera (solo superada por sus primeras dos campañas en la NBA).

Es un canastero que solo juega a una sola velocidad (ultra veloz), fuerza muchas situaciones uno contra uno y bajo presión no es consistente en su toma de decisiones. Su equipo tiene foja de 10-9 en partidos decididos por cinco puntos o menos.

James Harden

Con el coach Mike D’Antoni al mando, a Harden le dieron la responsabilidad de fungir de armador y la ha asumido con bastante éxito a nivel ofensivo.

Aparte de figurar tercero en anotaciones con 29.1 puntos, Harden encabeza la liga en asistencias con 11.2 y está sexto en triples anotados con 3.2 por juego. Sus números de la campaña 2015-2016 son bastante similares (28.8 puntos a 29.1, 7.5 rebotes a 7.9 rebotes), pero en asistencias fue donde dio un salto significativo: de 6.2 a 11.2.

Como atacante es difícil de contener, no solo por su capacidad de anotar el triple, sino también por su habilidad para conseguir contacto en sus penetraciones al canasto e ir al tiro libre. No es casualidad que lidera la liga en tiradas libres anotadas por juego por tercer año consecutivo con 9.3 y lanzadas (10.9 – empate con Westbrook).

También ha acumulado 16 triples-dobles esta temporada y ha marcado 40 puntos o más en nueve ocasiones, incluyendo un partido de 51 puntos y otro de 53. Esta temporada Harden ha implementado un nuevo récord en la NBA en términos de responsabilidad ofensiva pues sus 29.1 puntos y 11.2 asistencias producen 56.3 puntos de los 115 puntos que promedia Houston (46-21).

Sin embargo, eso también tiene sus contras, pues por tercer año en línea encabeza la liga en turnovers con la friolera de 5.8 por juego. De hecho, ya superó su récord total de la pasada campaña de 374 y estableció una nueva marca de turnovers para una temporada pues ya lleva 386 y faltan 16 juegos todavía.

¡A este paso terminará con cerca de 475 turnovers!

Debido a su volumen de lanzamientos y el peso de la ofensiva sobre sus hombros, la efectividad de Harden también ha sufrido, especialmente a larga distancia, donde lanza para 35.3 por ciento –el segundo peor porcentaje en su carrera.

Y no hablemos de su defensa, que es de las peores en la liga. Su apodo en vez de ser ‘la barba’, debería ser ‘el torero’ porque le pasan por el lado con una facilidad pasmosa. Menos mal que tiene a Clint Capela para cubrir el canasto. Y no es que carezca de capacidad defensiva, sino que gasta todo en ofensiva.

Kawhi Leonard

Con Tim Duncan en el retiro, Kawhi Leonard finalmente ha asumido el liderato de los Spurs de San Antonio esta temporada y sus números individuales también han reflejado mejorías, subiendo de 21.2 puntos el año pasado a 26.2, así como en rebotes (6.8 a 7.3) y asistencias (2.6 a 3.4). También está produciendo 1.9 cortes de balón (su segundo mejor promedio en su carrera), así como lanzando 89.7 por ciento en el tiro libre (el mejor de su carrera) y 38.4 por ciento en triples (segundo mejor en su carrera).

Sus números individuales no comparan con los de West-brook y Harden, pero se les acerca en puntos a pesar de tomar casi siete lanzamientos menos por juego y no controlar el balón tanto tiempo debido a que con los Spurs no viven de la anarquía como los otros dos y tiene que correr un sistema.

Sí está promediando 2.0 turnovers, que es el mayor de su carrera, pero aun así es mucho menor en comparación con los 5.4 de Westbrook y los 5.8 de Harden. Lo que no tiene en exceso de números ofensivos los compensa con mejor efectividad, menos errores y, sobre todo, muchísima mejor defensa y mejor desempeño en situaciones bajo presión.

Hablando de defensa, pocos dudan que Leonard es el mejor defensor individual de la liga y eso no se puede cuantificar necesariamente con números. Basta denotar que la mayoría de los equipos prefieren por ratos aislar al jugador que le es asignado a Leonard y lo colocan en una esquina para que los otros cuatro jueguen cuatro contra cuatro y así negarle a él cierto impacto defensivo pues con sus manos enormes y su gran anticipación es una amenaza constante en las líneas de pase.

¡Y ni hablar de él en el clutch! Los Spurs tienen foja de 15-5 en partidos decididos por cinco puntos o menos. ¿Quién no recuerda el recién triple ganador y el tapón a Harden ante Houston? ¿O el corte de balón a Kevin Love para donqueo con siete segundos? ¿O el tiro brincado ante Nueva Orleans?

San Antonio (51-14) buscaba anoche empatar para el mejor récord de la liga. Si terminan con la mejor marca, Leonard tendrá un argumento sólido por los factores de ofensiva, defensa, efectividad, pocos turnovers y el ‘clutch’.