Acompañadas de la marina de EEUU, más de 1.000 tortugas viajarán en helicóptero

A lo largo, esto costará 50 millones de dólares
Acompañadas de la marina de EEUU, más de 1.000 tortugas viajarán en helicóptero
La tortuga del desierto es endémica del suroeste de Estados Unidos y del noroeste de México.
Foto: Matthew Field / CC BY-SA 3.0

Acompañadas de la marina de Estados Unidos, 1.100 tortugas del desierto viajarán por helicóptero este mes.

Las fuerzas armadas están trasladando a las tortugas a otra parte del desierto de Mojave con el fin de expandir sus campos de entrenamiento.

Este misión tardará dos semanas. Antes de despegar, infantes de la marine colocan a los reptiles en contenedores de plástico. Las tortugas luego son apiladas y sujetadas a un helicóptero.

Las tortugas comenzarán una nueva vida en extensiones de tierra al norte y al sudeste de la base Twentynine Palms, lo suficientemente lejos para que ellas no puedan migrar a su hábitat original.

Para cerciorar la salud de las especies protegidas, este esfuerzo incluye un programa de monitoreo de 30 años  que, a lo largo, costará 50 millones de dólares.

El proyecto tuvo su inicio en 2008, cuando la marina empezó a averiguar cómo realizarlo sin infringir la ley ambiental.

En marzo 2016, el Centro para la Diversidad Biológica presentó un aviso de intención de presentar una demanda contra las fuerzas armadas, alegando que el gobierno federal no había evaluado plenamente cómo el traslado perjudicaría a las tortugas.

No obstante, el traslado se realizó este mes después de que la marina fue informada que el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos no tendría listo su estudio a tiempo para la primavera.

Biólogos de la marina monitorearán exhaustivamente a las tortugas por 5 años, y después disminuirán las supervisiones hasta cumplir con su obligación.

Además de las 1.100 tortugas que serán transportadas por vía aérea, otras 235 fueron determinadas demasiado jóvenes para el traslado. Estas serán albergadas en una instalación de la base hasta que sean suficientemente grandes para sobrevivir por su cuenta.