UC Berkeley cancela visita de Ann Coulter por “razones de seguridad”

Ha habido varios enfrentamientos en la ciudad de Berkeley, incluyendo uno el pasado sábado
Sigue a La Opinión en Facebook
UC Berkeley cancela visita de Ann Coulter por “razones de seguridad”
Ann Coulter es una autora y columnista conservadora.
Foto: Suministrada

Las autoridades de la Universidad de California, en Berkeley (UC Berkeley) cancelaron la visita de la autora conservadora Ann Coulter el miércoles, alegando motivos de seguridad.

La universidad, clasificada como una de las mejores del mundo, ha sido sitio de varios enfrentamientos violentos entre manifestantes conservadores y de izquierda.

La decisión ha agudizado el debate acerca de la libertad de expresión que consume a recintos universitarios de todo el país, donde las manifestaciones han interrumpido y, en unos casos, hasta conllevado a la cancelación de oradores conservadores.

Dan Mogulof, portavoz de UC Berkeley, dijo que la policía del campus teme que las mismas fuerzas extremistas que han causado problemas anteriormente tengan pensado manifestarse cuando Coulter se presente.

Tras la decisión, Coulter criticó a la universidad por medio de Twitter, diciendo que “ninguna escuela financiada por el erario público puede prohibir la libertad de expresión”.

//platform.twitter.com/widgets.js

UC Berkeley lleva tiempo en situación de tira y afloja entre activistas izquierdistas que han intentado detener los discursos de oradores conservadores, y personalidades de derecha que critican a la universidad por permitir las protestas.

Funcionarios de la universidad han dicho que su plantel debe tolerar las posturas de todos, incluyendo las más controversiales. Algunas personas en UC Berkeley acusan a extremistas de ambos lados de provocar violencia para el logro de sus propósitos.

En febrero, la visita de Milo Yiannopoulos, una personalidad conservadora, fue cancelada tras protestas violentas en la universidad. Este acontecimiento desencadenó el debate nacional acerca de la libertad de expresión, en el cual también participó el presidente Donald Trump. Por medio de Twitter, el mandatorio amenazó con quitarle fondos federales a UC Berkeley, lo cual no podría hacer sin la aprobación del Congreso.

Gavin Newson, teniente gobernador de California, criticó al presidente por estar dispuesto a privar a 38.000 universitarios de educación por las acciones de un manojo.

//platform.twitter.com/widgets.js

Desde entonces, ha habido dos más enfrentamientos en la ciudad de Berkeley, incluyendo uno el pasado sábado donde fueron arrestadas 21 personas.

En enero, Martin Shkreli, un ejecutivo farmacéutico, también fue invitado a UC Berkeley, pero su visita igual fue cancelada. Entre otros cosas, los estudiantes se manifestaron en su contra por haber aumentado el precio de Daraprim, que es utilizado para infecciones parasitarias mortales, de $13.50 a $750.

El grupo que invitó a Coulter, los Republicanos del Colegio de Berkeley, aún piensa realizar el evento el 27 de abril.

Troy Worden, portavoz del grupo, dijo que “El propósito del evento es exponer a la comunidad de Berkeley a una perspectiva que no suele escuchar”.

El martes, la universidad envió una carta a los Republicanos del Colegio de Berkeley, insistiendo que la universidad está comprometida a la libertad de expresión y pidiendo aplazar la visita de Coulter hasta septiembre.

Antes de que la visita fuera cancelada, Coulter y la universidad intentaron negociar los términos. Coulter alega que la universidad le exigió dar su discurso en la tarde, únicamente a estudiantes, y que el lugar no se daría a conocer hasta que se aproximara la visita.

Coulter, quien pensaba hablar en contra de la inmigración, pidió que la universidad anunciara que expulsaría a cualquier alumno que se involucre en “violencia, disturbios o interrupciones”.

Mogulof, el portavoz de la universidad, negó que la universidad haya limitado el discurso de Coulter al alumnado. También dijo que la escuela no pidió mantener secreto el sitio del discurso.

En cuanto a lo que exigió Coulter, Mogulof dijo que la universidad nunca amenazaría con expulsión a los alumnos solo por interrumpir.


NOTAS RELACIONADAS