Ni te imaginas a qué se hubiera dedicado “Tuca” de no haber sido futbolista profesional

El técnico de Tigres aplica mucho de las estrategias de esa profesión a la que también le hubiera gustado dedicarse en algún momento
Ni te imaginas a qué se hubiera dedicado “Tuca” de no haber sido futbolista profesional
A Ferretti le hubiera gustado hacer algo que no tiene nada qué ver con el fútbol.
Foto: EFE

Ricardo Ferretti buscará esta semana darle a los Tigres UANL su sexto título del fútbol mexicano con una pose de militar frustrado, obsesivo con la disciplina y la estrategia, pero cívico a la hora de tratar el balón.

A los 63 años, Ferretti es uno de los entrenadores más prestigiosos de México con cinco campeonatos con tres equipos diferentes, y aunque le critican ser anticuado en sus maneras, estas funcionan; Tigres es el actual campeón y cuenta con muchas posibilidades de vencer al Guadalajara en la final del Clausura.

Conocedor de su oficio, Ferretti aprendió hace tiempo que la liga de México es como una carrera de maratón que se decide en la última parte, y es decisivo llegar a ella con energías. Este año subió en el último tren de la clasificación pero sus jugadores llegaron a la Liguilla en la mejor forma deportiva y han sido superiores con cuatro triunfos en cuatro salidas.

Después de perder con su enemigo más enconado, los Rayados de Monterrey, Tigres se vio obligado a ganar los dos partidos restantes y no solo lo hizo con goleadas de 3-0 a Tijuana y 1-5 a Querétaro, sino que usó esos juegos como bujías y en cuartos de final le cobró la afrenta a los Rayados y los eliminó por un limpio 6-1.

Un dominio tan apabullante sobre el segundo de la tabla aumentó la autoestima del plantel que fue por más y en la semifinal derrotó al líder Tijuana 2-0 y 0-2 para sumar cuatro triunfos con 10 goles a favor y uno en contra en la liguilla y seis victorias seguidas con 18 anotados y dos recibidos desde el pasado 29 de abril.

En los últimos 40 años, su tiempo en México, Ferretti ha repetido en las entrevistas que le hubiera gustado ser un militar de alto rango y conducir un Ejército. No cumplió el sueño mas trasladó su obsesión al fútbol y se convirtió en un estratega fino.

Ahora, por ejemplo, además de llevar a la cancha la teoría de venir de menos a más para jugar bien la Liguilla, ha entendido que desde la instauración del gol de visitante como elemento para decidir las series decisivas del campeonato es clave jugar bien los duelos de ida, y con esa fórmula mareó a Monterrey al que goleó 4-1 en casa y al Tijuana, al que superó 2-0 en el Volcán, su estadio.

Es un entrenador irritable, que puede parar una práctica a gritos porque a sus jugadores no le salen los tiros libres.

Entonces tomar la pelota y enviarla a la red para luego recordar a sus alumnos que hizo el gol con edad de viejo y una cadera operada.

Sin embargo ese mismo hombre con resabios llama hijo a algunos de sus jugadores como el francés André Pierre Gignac, el mejor futbolista de la liga este año con 13 goles en 20 partidos, que con Ferretti entendió la prioridad del trabajo en grupo y es capaz de sacrificarse como hizo ayer con dos servicios para gol en la victoria ante Tijuana.

Tigres suma un promedio de tres goles por partido en sus últimas seis apariciones pero no se puede decir que su ataque sea lo fuerte del cuadro regio porque es el de mejor defensa con 13 anotaciones recibidas en los 21 encuentros de liga de este año. Además el equipo cuenta con buenas figuras de reservas y lo apoya la mejor afición.

Si bien a veces se cree Comandante, Ferretti no hubiera sobrevivido con malos tratos a sus jugadores y su liderazgo ha sido su clave de triunfo al manejar un concepto alrededor del cual gira el equipo: la armonía.

Pronosticar el resultado de una serie de dos partidos como la final es un acto inmaduro, pero Tigres jugará esta semana con orden en todas sus líneas, jugadores sanos y un entrenador claro. Así será una cuadrilla difícil de vencer como los Ejércitos dirigidos por Ferretti en sus mejores sueños de militar frustrado.