Las mujeres están más sumergidas en deuda estudiantil y tardan más en pagarla

Y la situación se recrudece entre grupos vulnerables, como las hispanas
Las mujeres están más sumergidas en deuda estudiantil y tardan más en pagarla
Las mujeres tienen mayor carga monetaria tras concluir la universidad.
Foto: Captura video AAUW

WASHINGTON.- Las mujeres se están matriculando en universidades más que nunca, incluyendo las hispanas, pero ese logro está opacado por una mala noticia: éstas acarrean el 67% de la billonaria deuda estudiantil y, debido a la brecha salarial, tardan más en pagarla que los hombres, según un informe divulgado este miércoles.

Según el informe de la Asociación Estadounidense de Mujeres Universitarias (AAUW, en inglés), que se apoya en datos oficiales de 2016, las mujeres conformaron el 57% de estudiantes universitarios en otoño pasado, pero cargan con el 67% de la deuda estudiantil de $1,34 billones, que afecta a un total de 44 millones de estudiantes en EEUU.

Las mujeres tuvieron, en su conjunto, una deuda de $833,000 millones, mientras que la de los hombres fue de $477,000 millones y, en general, a las mujeres les toma dos años adicionales para pagarla.

Debido a esa deuda, las mujeres tienen una mayor asfixia financiera que los hombres, y el problema es más pronunciado entre las minorías: el 57% de las afroamericanas y el 42% de las hispanas que tenían una deuda pendiente, indicaron que no pudieron cumplir con otros gastos en el último año.

El Departamento de Educación dijo en septiembre pasado que las minorías conforman el 35% de las deudas que cayeron en morosidad. Según la AAUW, la tasa de morosidad para las mujeres es del 3,5%, cuatro años después de graduación, mientras que la de los hombres es del 2,4%.

Dilema educativo

Kevin Miller, principal investigador de la AAUW, dijo a la prensa que las mujeres universitarias afrontan numerosas trabas para alcanzar su “Sueño Americano”, incluyendo una brecha salarial que convierte su deuda en una losa pesada e insostenible.

Así, las mujeres quedan atrapadas en un círculo vicioso: ir a la universidad y asumir una gran deuda a cambio de un empleo bien pagado, o desistir de una enseñanza superior y evitar esa deuda, pero olvidarse de carreras con altos salarios, explicó Miller.

En promedio, las mujeres en programas de licenciatura asumieron $608 más en préstamos que los hombres, mientras que las inscritas en programas de doctorado asumieron casi $2,000 más en deuda que los hombres. Las inscritas en programas de maestría, tuvieron una deuda adicional de $1,534.

La brecha salarial afecta la cantidad y el tiempo en el que las mujeres pueden saldar sus préstamos: es decir, los hombres suelen ganar más y se deshacen de la deuda con mayor rapidez.

Por ejemplo, las mujeres con diplomas universitarios y que trabajan a tiempo completo ganan un 26% menos que los hombres, lo que les deja menos en el bolsillo para acelerar el pago de los préstamos estudiantiles.

Según el estudio, para 2012, las mujeres se graduaron con un promedio de deuda de $20,907, en comparación con un promedio de $19,454 para los hombres.

Piden ayuda para las mujeres

La AAUW recomendó la protección de las becas “Pell” y otros programas de asistencia financiera, a la vez que instó a los legisladores y a las universidades a que tomen medidas para corregir los problemas que aquejan al sistema de préstamos estudiantiles.

El grupo pidió que el Congreso apruebe medidas que fortalezcan la seguridad económica de las mujeres, atacando en particular el problema de la brecha salarial.

Es que el enorme peso de la deuda estudiantil, que no incluye gastos de vivienda, comida, transporte y útiles, afecta otras metas financieras de las mujeres, como la compra de una casa, ahorros para la jubilación, o abrir un negocio, según expertos.

En ese sentido, Anne Hedgepeth, especialista en relaciones gubernamentales de la AAUQ, dijo que la desigualdad de género afecta a toda la sociedad, porque las mujeres contribuyen y fortalecen la economía, pero eso se entorpece si éstas “quedan enterradas en una montaña de deuda estudiantil”.