Condenado a 70 años de cárcel por tirar desde un puente a su hijo de siete meses

Tony Romero intentó suicidarse poco después pero sobrevivió a la caída
Condenado a 70 años de cárcel por tirar desde un puente a su hijo de siete meses
Tony Moreno fue condenado el pasado miércoles a 70 años de cárcel por tirar a su hijo desde un puente.

Hace poco más de dos años, en julio de 2015, Tony Moreno horrorizó al mundo tras lanzar al vacío a su hijo Aaden, que por entonces tenía siete meses, desde lo alto de un puente de más de 70 pies de altura en Middletown, Connecticut.

El menor, fruto de la relación del joven de 23 años con Adrianne Oyola, que en el momento del incidente acababa de cumplir la mayoría de edad, murió en el acto como consecuencia del impacto de la caída, y su cuerpo fue encontrado dos días más tarde a 14 millas de distancia.

Adrianne Oyola recibió un mensaje en el que Moreno le confesaba que su hijo, Aaden, estaba muerto.

La tragedia, sin embargo, no terminó ahí, ya que Moreno quiso correr la misma suerte que su hijo e intentó suicidarse arrojándose desde lo alto del Puente Arrigoni de Middletown, aunque, para su desgracia, el impacto de la caída no le mató y los equipos de rescate de los bomberos lograron trasladarle con vida al hospital Hatford, donde permaneció durante varios días en la unidad de cuidados intensivos.

Pese a que Moreno siempre ha defendido su inocencia asegurando que la caída de Aaden fue accidental, un juez de Connecticut condenó el pasado miércoles al joven a 70 años de cárcel por poner en riesgo y asesinar a un menor de edad.

“La terrible perversión que supone la muerte de un bebé a manos de su propio padre habla por sí misma”, afirmó Elpedio Vitale, juez de la Corte Superior de Justicia de Middletown, en referencia a la condena de Moreno, quien aseguró en el juicio que Aaden “se le había escurrido de las manos“.

Sin embargo, la versión del joven no encaja con los mensajes de texto que el acusado intercambió, pocos minutos antes de intentar suicidarse, con su pareja, Oyola, con quien había tenido varias discusiones durante los últimos meses.

Según AP, las conversaciones entre Moreno y su novia fueron presentadas como prueba en el juicio, y en ellas podía verse el enfado y la rabia que sentía el acusado hacia la madre de su hijo, quien había rechazado su propuesta de matrimonio en el pasado y con la que había iniciado una disputa judicial por la custodia del menor pocos días antes del incidente en el puente.

Espero que disfrutes de tu nueva vida sin nosotros. Él (Aaden) está muerto, y muy pronto yo lo estaré también“, afirmó el joven en uno de los mensajes que envió desde su celular tras haber lanzado al bebé al agua.

Moreno envió varios mensajes desde su celular antes de lanzarse al vacío.

Pese a que la conversación tuvo lugar entre el acusado y Oyola, fue la propia madre de Moreno y no su novia quien avisó a la policía de que su hijo le había llamado desde el Puente Arrigoni explicándole que se encontraba con Aaden y que tenía intención de suicidarse.

Tras hacerse pública la condena de 70 años a la que hará frente Moreno, su hoy expareja aseguró que, aunque intentó perdonar al padre de su hijo, sus esfuerzos fueron en vano: “Cada vez que me despierto por la mañana, mi único deseo es que esta pesadilla se acabe de una vez por todas y que Aaden regrese a mis brazos, pero la realidad es que nunca podré verle crecer“.