La tecnología: una buena aliada en la detección precoz de ceguera entre personas diabéticas

Una fotografía de los ojos enviada a tiempo a un oftalmólogo puede ayudar a detectar retinopatía diabética
La tecnología: una buena aliada en la detección precoz de ceguera entre personas diabéticas
Persona diabética realizándose un monitoreo rutinario.
Foto: Agencia Reforma

La retinopatía diabética es una complicación de la diabetes y una de las causas principales de la ceguera entre adultos. Ocurre cuando la diabetes daña los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido sensible a la luz, por lo que el afectado experimenta una pérdida de visión. Una simple prueba de visión puede ayudar a detectar este problema y conseguir atajarlo a tiempo, pero hasta hace poco, la mayoría de los diabéticos del Condado de Los Ángeles o no eran examinados o cuando lo eran ya era demasiado tarde.

Ahora, los asistentes médicos en las clínicas de atención primaria pueden hacer fotografías de los ojos de los diabéticos y enviar esas imágenes a los oftalmólogos para que las analicen. Si las fotos revelan daños, los pacientes son enviados a especialistas de la vista. Y aunque aún podrían tener que esperar durante meses para finalmente visitar a un oculista, el tiempo de espera para la detección precoz se ha reducido en un 89% bajo este nuevo sistema, según los datos publicados este año por el oftalmólogo Dr. Lauren Daskivich.

Este proyecto es una de las nuevas formas mediante las que los proveedores de atención médica están tratando de mejorar el acceso a los especialistas desde la expansión del seguro de salud bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, según informa Melissa Buckley a LA Times, estudiosa de las innovaciones tecnológicas en la Health Care Foundación de California. Esta ley, conocida como Obamacare, aseguró una cobertura médica a millones de personas previamente no aseguradas, pero no garantizó que hubiese suficientes médicos para verlos.

Así que algunos sistemas de salud han ofrecido a los pacientes o a sus médicos de cabecera la oportunidad de usar video chat, texto o correo electrónico para obtener asesoramiento de un especialista lo antes posible. “Esa es una enorme área en la que todos nos estamos centrado, principalmente, porque el acceso a la atención especializada es un gran desafío. [Estas iniciativas] están obteniendo mucha tracción porque existe tal necesidad”, dijo Buckley.

Hace cuatro años, la situación todavía era peor en el sistema de salud pública del condado de LA, el más grande del país, atendiendo a más de 800,000 pacientes por año. Miles de pacientes diabéticos de cientos de clínicas de atención primaria eran remitidos a diez clínicas oftalmológicas, donde la espera para un chequeo podía llegar a los ocho meses, recuerda Daskivich.

Cuando los asistentes médicos comenzaron a tomar fotos de los ojos de los pacientes diabéticos, las tasas de detección aumentaron de 41% a 57%, según un artículo publicado por Daskivich en la revista JAMA Internal Medicine en marzo. Y el tiempo medio de espera de aquellos cuyos ojos eran revisados, cayó de cinco meses a dos semanas y media, según este mismo estudio. Incluso, se detectaban otros problemas oculares no relacionados con la diabetes, como glaucoma o cataratas, en aproximadamente uno de cada 10 pacientes.

Las tasas de detección han seguido mejorando y ahora llegan al 65%, pero todavía “están lejos de ser perfectas”, según Daskivich. Los pacientes que finalmente necesitan visitar a un oftalmólogo pueden ‘saltar’ puestos si es urgente, pero normalmente hay unas 3.000 personas en espera delante de ellos. Las personas diabéticas deberían pasar una revisión ocular anualmente, pero sólo alrededor del 60% a nivel nacional se examinan los ojos cada año.