Familiares de periodista asesinado: “no investigan por miedo a lo que hay detrás”

Los Espinosa, el resto de las familias y aliados dicen que tienen experiencias de primera mano para documentar la falta de voluntad de sacar adelante el caso
Sigue a La Opinión en Facebook
Familiares de periodista asesinado: “no investigan por miedo a lo que hay detrás”
Fotografías de periodistas asesinados en México son velados en un altar.
Foto: EFE

MÉXICO.- Las hermanas del fotógrafo veracruzano Rubén Espinosa, torturado y asesinado junto con cuatro mujeres el 3 de agosto de 2015, pidieron a la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México, reenfocar el caso y tomar en cuenta líneas de investigación relacionadas a la actividad profesional de las víctimas que han ignorado durante dos años.

Estas son: la labor periodística de Espinosa, activistas sociales (Nadia Vera) y feminicidio en los casos de Yesenia Quiroz y la colombiana Mile Virginia Martín. “Ni siquiera las han tomado en cuenta”, dijo Alma Espinosa en conferencia de prensa acompañada por activistas de organizaciones de derechos humanos que siguen el caso. “Queremos saber lo que pasó y que se haga justicia”.

Los Espinosa, el resto de las familias y aliados dicen que tienen experiencias de primera mano para documentar la falta de voluntad de sacar adelante el caso, “les hemos dado videos, fotos,  documentos en contra de involucrados y no han hecho nada”, precisó Leopoldo Maldona, de la organización Artículo 19.

La Comisión de Derechos Humanos de la capital mexicana presentó recientemente una recomendación al gobierno local (4/2017) para que atienda de manera inmediata el caso Narvarte (conocido así por la colonia en donde ocurrieron los hechos) que tiene todas las características de un trabajo de procuración de justicia mal hecho y por las que el 99% de los delitos quedan impunes en México.

Se trata de errores reiterativos del debido proceso: no se preservó el sitio del ataque para recolectar y preservar los indicios, no se llamó a un médico forense para recabar datos sobre la condición de los cuerpos, se filtró información y fotografías a la prensa y no se agotaron las líneas de investigación.

Además, algunos parientes y testigos rindieron su declaración son contar con la asistencia del personal de la Subprocuraduría de Atención a Victimas del Delito y Servicios a la Comunidad, por lo que desde el inicio no les fueron proporcionadas de manera inmediata las medidas de ayuda protección y orientación y asistencia a las que tenian derecho en su calidad de victimas del delito.

“Sólo hay dos causas por las que no se quiere resolver el caso: por negligencia o por temor de lo que hay detrás y lo que detonaría si sale a la luz”, advirtió Héctor Alberto Pérez,  activista de la Clínica de Interés Público.

Espinosa se había “autoexiliado” en la Ciudad de México por temor a convertirse e el periodista veracruzano muerto número 13 debido a su participación activa en denunciar hechos de corrupción en el estado; sin embargo, la procuraduría capitalina se ha enfocado más al robo como principal móvil de la agresión.

Hasta la fecha, sólo uno de los tres acusados del multiomicidio ha sido sentenciado (a 315 años de cárcel). Desde el año 2,000 han muerto de manera violenta 105 periodistas, según Artículo 119.