Estudiantes de USC construyen minicasa para concienciar sobre el desamparo

El proyecto final espera levantar una comunidad de 30 casas en el barrio de Sylmar

Guía de Regalos

Estudiantes de USC construyen minicasa para concienciar sobre el desamparo
Casa portátil construida por estudiantes de la UCS.
Foto: Laist / Brandon Friend-Solis

Darle una nueva vida a aquello que ya hemos desechado: nuestra basura. Ese es el material primario con el que estudiantes de arquitectura de la Universidad del Sur de California (USC) construyen pequeñas casa portátiles, de unos 8 pies de altura, con el fin de ayudar y llamar la atención sobre la falta de apoyo que reciben las personas sin hogar en el condado de Los Ángeles, donde se estima que más 58,000 personas viven en las calles.

Cuatro alumnos de esta universidad buscaron, durante varios días de la semana pasada, materiales y objetos desechados en las calles de la ciudad que pudiesen servir como puerta, tejado, ventana… de su casa portátil. El domingo, su esfuerzo se hizo realidad y consiguieron ensamblar una pequeña casa blanca con una puerta naranja brillante, una cúpula, aleros y ruedas para que pudiese ser transportada. 

“Con sólo unos pocos tornillos se puede poner una casa entera junta”, dijo al LA Times Belinda Pak, de 22 años, estudiante de arquitectura de la USC, “lo emocionante es que realmente no sabes cómo se verá. Depende completamente de las cosas que encuentres”. La casa fue construida durante el evento Dwell on Design, celebrado del 22 al 25 de junio en el Centro de Convenciones de Los Ángeles.

En elecciones recientes, los votantes de Los Ángeles han apoyado medidas que reintegrarán a miles de personas sin hogar, sin embargo, de acuerdo con Sofia Borges, profesora de arquitectura de USC, “podría  llevar varios años construir tales alojamientos”. Ella y sus alumnos se preguntaron entonces si ellos podrían crear un modelo para una “vivienda estable de emergencia” donde los desamparados aguardasen una residencia permanente.

Así, construyeron en otoño otras tres casas portátiles como parte de Studio Homeless, una asignatura de arquitectura basada en el Taller de Arquitectura y Diseño de Martin, centrada en la construcción de viviendas de transición para personas sin hogar. Esas casas fueron después donadas a varias personas sin hogar de LA y semanas después, desmanteladas por funcionarios de la ciudad al violar los códigos de construcción.

Según el profesor de arquitectura de la USC, Scott Mitchell, estas casas portátiles eran un “experimento práctico” de un proyecto más grande, pensado durante el otoño, llamado ‘Hogares para la Esperanza’ (Homes for Hope), con el propósito de crear comunidades de casas modulares de 92 pies cuadrados para que las personas sin hogar tengan donde vivir de forma temporal.

Mitchell aseguró que para realizar este proyecto se han asociado con el proveedor de servicios para personas sin hogar ‘Esperanza de la Misión de Rescate del Valle’, entidad con sede en el Valle de San Fernando, y que están recaudando fondos con el apoyo de funcionarios municipales. Cada pequeña casa costará alrededor de $25,000, y la primera comunidad de 30 unidades se localizará en Sylmar.

Lo consigan o no, la percepción de estos jóvenes hacia la problemática de la falta de alojamiento asequible en LA y la alta producción de desechos es ahora muy diferente a la que tenían antes de empezar este proyecto. “Miras la basura de manera diferente”, afirmó Pak, quien aseguró que un paseo por un barrio de Los Ángeles podría proporcionar suficiente material para construir varias casas en miniatura. “Somos tan derrochadores”, se lamentó.