¿Busca trabajo y no tiene red social en Internet? Buena suerte

El 43% de quienes buscan potenciales candidatos no ve con buenos ojos no tener presencia en la Red
¿Busca trabajo y no tiene red social en Internet? Buena suerte
LinkedIn es la red social más visitada por motivos profesionales./Shutterstock

El perfil que los trabajadores trazan en las redes sociales es seguido no solo por amigos, familiares y conocidos, también quien pudiera contratarle se va a interesar por su huella en la Red.

Casi el 80% de las personas que buscan personal para empresas (recruiters) miran las redes sociales o hacen busquedas en Internet para conocer o saber más de un candidato, según una encuesta que recientemente hizo la consultora especializada Challenger, Gray & Christmas entre profesionales de la contratación de distintos sectores. Una de las conclusiones de esta encuesta es que hay dos cosas que perjudican a los candidatos a un puesto de trabajo, la primera es tener una presencia poco profesional en las redes y la segunda es no tener presencia en ellas.

El 43% de los empleadores explican que no dejar rastro en redes sociales perjudica a un candidato. Aunque el 45% restante considera que no perjudica ni ayuda, muchos recruiters expresan que no tener una presencia en las redes les da que pensar. En este caso, la preocupación, según ha comprobado esta consultora, es si la persona es lo suficientemente hábil en cuanto a tecnología  o tiene capacidad para aprender a manejarse con ella.

“Los empresarios quieren contratar a personas que se puedan adaptar al cambiante mundo de las tecnologías que se usan en los negocios. Si no encuentran nada de un candidato en la red, puede indicarles que no se está al tanto de herramientas emergentes”, explica el vicepresidente de esta firma Andrew Challenger.

Si aún queda algún rezagado que no le haya dado importancia a tener una (buena y profesional) presencia en medios sociales, es importante que considere que el 96% de quienes buscan personal miran LinkedIn antes de contactar al posible candidato, el 40% busca el perfil de Facebook, un 16% considera la actividad en Twitter y un 14 incluso hace búsquedas en Google.

Y cuando encuentran un perfil, ¿qué es lo que les alerta?

Lo más problemático son las evidencias escritas o gráficas (fotos) de uso de drogras, las muestras de comportamiento no profesional o embarazoso e información que contradice las credenciales que se presentan en la hoja de vida.

Otras de las cuestiones que quizá no son tan evidentes en las redes pero si constan en las búsquedas son los informes públicos referentes a demandas o posibles conductas criminales. A los empleadores no les gusta el lenguaje vulgar y de la misma manera que tampoco les gusta ver fotos de candidatos tomando o fumando, prestan atención a la gramática que se usa y las incorrecciones al escribir.

En las búsquedas se puede también averiguar si alguien está asociado a organizaciones controversiales o si sus opiniones lo son además cuestiones personales que no se comparten en el lugar de trabajo y por la que no van a preguntarle en la entrevista, en caso de que pase el primer filtro.