Automóviles autodirigidos: el futuro de las carreteras de California

¿Qué va a cambir en nuestras carreteras para su circulación?
Sigue a La Opinión en Facebook
Automóviles autodirigidos: el futuro de las carreteras de California
Prototipo de circulación de vehículos autónomos.
Foto: Cortesía Departamento de Transporte de EEUU

Coches y autobúses eléctricos, una mayor oferta de carriles bici, veloces monorrailes…  los servicios de transporte en California se encuentran en continua transformación y, como asegura en una entrevista con SCPR el director del Departamento de Transporte de California, Malcolm Dougherty, el siguiente elemento a formar parte de este paisaje de película futurista será el vehículo autónomo.

En la actualidad, exiten 39 compañías en el estado con permisos para probar vehículos autodirigidos en las vías públicas, experimentos que han resultado en la necesidad de cambios muy concretos en nuestras carreteras, pues a diferencia de un vehículo tradicional, estos vehículos inteligentes necesitan interactuar con su entorno con el fin de realizar una conducción efectiva. ¿Qúe cambios van a sufrir nuestras carreteras para adaptarse a ellos?

  • Señales inteligentes

Los vehículos autónomos mantienen un diálogo continuo con los otros vehículos, así como con los señales y los estímulos que reciben del exterior, por lo que será necesario adaptar el sistema actual de señalización existente en nuestras vías públicas.

“A medida que entran en juego componentes que les hablan a los coches o señales que envían información para que sea interpretada por los coches, se trata de un contemplación totalmente diferente para nosotros. Todas nuestras señales ya cuentan con sistemas tecnológicos que controlan el tiempo y ese tipo de cosas, pero supondrá cierto coste agregar esos avances a todas nuestras señales”, explicó Dougherty, quien partició esta semana del Simposio de Vehículos Automatizados en San Francisco.

  • Adiós a los Botts’ Dots

Los populares “puntos larva” (Botts’ Dots) de separación entre carriles, de los que se estima que existen unos 20 millones en las carreteras estatales, están siendo poco a poco reemplazados después de 50 años de servicio. Uno de los principales motivos es que los autos autodirigidos no son capaces de interpretarlos.

“Los vehículos automatizados (AVs) pueden seguir líneas de carril. No pueden seguir los Botts ‘Dots, así que en realidad estamos cambiando nuestros estándares de delineación para alejarnos de los Botts’ Dots que hemos estado usando durante décadas porque los AVs tienen dificultades para seguirlos”, ratificó Dougherty.

  • Líneas de carril más gruesas

Las líneas que separan los diferentes carriles miden en la actualidad unas cuatro pulgadas de espesor, tamaño que no es suficiente para los vehículos inteligentes, por lo que se aumentarán hasta las seis pulgadas de grosor. “Eso es bueno para los AVs, pero también es algo bueno porque será una delimitación mucho más clara para el conductor humano también”, reconoció.

Dougherty está realizando estos cambios en las carreteras de California usando parte de los recursos destinados a transporte aprobados  en la propuesta de ley SB1, cuya financiación califica de  “adecuada” tanto para la conservación de la infraestructura existente (puentes, alcantarillado…) como para la implantación de nuevas cámaras, señales de mensajería cambiante, etc. que irán facilitando ese traspaso hacia un servicio de transporte inteligente.

“Si mi coche se está comunicando con el tuyo, tú y yo somos mucho menos propensos a encontrarnos cuando nos acercamos a una intersección. Si cualquiera de nuestros coches identifica a peatones y ciclistas, esto será de un beneficio tremendo para la seguridad de los usuarios más vulnerables del sistema de transporte”, sentenció Dougherty.

Si bien todavía muchas personas consideran la conducción autónoma como un hecho del futuro, según los fabricantes de automóviles, se convertirá en presente en tan solo cuatro años. Sin duda, conviene tener nuestras carreteras preparadas.