Los Ángeles presenta demanda para impedir reapertura de almacén de gas en Aliso Canyon

Los posos del almacén, dice el litigio, corren riesgo de romperse con un terremoto
Los Ángeles presenta demanda para impedir reapertura de almacén de gas en Aliso Canyon
El almacén de Aliso Canyon cubre 3,600 acres del Valle de San Fernando. (Archivo)
Foto: archivo / la opinión

El viernes, el condado de Los Ángeles pidió que un juez de la Corte Superior impida que la Compañía de Gas del Sur de California (SoCal Gas) reanude operaciones en su almacén de Aliso Canyon.

Dicho almacén de gas cubre 3,600 acres del Valle de San Fernando, y es conformado por 100 posos, la mayoría de los cuales tienen más de 50 años de antiguedad. En 2015, uno de esos posos se rompió, emitiendo 109,000 toneladas métricas de carbono a la atmósfera y obligando a 8,000 familias a huir de sus hogares por varios meses.

La fuga también obligó el cierre temporal de dos escuelas y la reubicación de sus 1,900 estudiantes por otros centros del Distrito Unificado Escolar de Los Ángeles, ya que los jóvenes afirmaban sufrir dolores de cabeza y náuseas a consecuencia del mal olor.

Según la demanda presentada por el condado, al otorgarle a SoCal Gas el permiso de volver a inyectar gas en el depósito subterráneo, los reguladores gubernamentales no atendieron las advertencias del antiguo gerente de ingeniería, James Mansdorfer.

En 2009, Mansdorfer envió un correo electrónico a funcionarios de la compañía, en el cual enfatizó que los posos corren riesgo de romperse con un terremoto, debido a su ubicación en la falla de Santa Susana.

En abril de 2015, Mansdorfer escribió una carta a reguladores gubernamentales diciendo que los posos del almacén de gas corrían riesgo de romperse, y que había intentado hacer que SoCal Gas afrontara el asunto. En lugar de eso, dijo Mansdorfer, la compañía había reunido un grupo de expertos para refutar sus hallazgos.

Cuando Mansdorfer envió su carta, los reguladores estaban en proceso de decidir sobre la reapertura del almacén. El condado de Los Ángeles consiguió el antedicho documento en junio, tras una solicitud a la División de Petróleo, Gas y Recursos Geotérmicos (DOGGR, por sus siglas en inglés).

A parte de Mansdorfer, el Departamento de Bomberos del condado también había advertido sobre cómo un terremoto podría afectar a los posos, y el condado había pedido que los reguladores aplazaran su decisión hasta que se realizara un estudio de impacto ambiental.

En entrevista con la radioemisora KPCC, un portavoz de SoCal Gas dijo que la carta de Mansdorfer fue entregada al DOGGR, y que los reguladores del estado habían tomado en cuenta las cuestiones sísmicas al tomar su decisión.


NOTAS RELACIONADAS