Duchas “sobre ruedas” para las personas sin hogar de Los Ángeles y San Francisco

Si puedes vender comida, también puedes construir duchas portátiles

Duchas “sobre ruedas” para las personas sin hogar de Los Ángeles y San Francisco
Autobús Lava Mae.
Foto: Sofia Zermoglio / La Opinión

“Si puedes poner todo tipo de comida gourment sobre ruedas y llevarla a cualquier sitio, ¿por qué no vas a poder hacer eso con duchas e inodoros?” se preguntó hace cuatro años Doniece Sandoval, fundadora y CEO de Lava Mae.

Personas desamparadas de Los Ángeles, en concreto de las áreas de Downtown, South LA y Venice, lo tienen un poco más fácil que el resto para tomar una ducha caliente: el baño viene hasta ellos sobre un tráiler de cuatro ruedas gracias a la organización sin fines de lucro Lava Mae, que ofrece cuidados higiénicos a quienes más lo necesitan.

Desde 2013, Lava Mae ha proporcionado más de 20,000 duchas a unas 4,000 personas sin hogar, y lo que quizá sea más importante, les ha devuelto esperanza y amor por sí mismos. “[Después de ducharte ] estás más sana y quieres hacer más cosas por ti”, dice a LA This Week Maureen Ollivierre, quien acaba de usar estas duchas portátiles.

En San Frascisco, donde esta ong fue fundada hace cuatro años, existían unas 16 instalaciones con duchas para un total de 3,500 personas desamparadas. “Pensé es una locura, este no es un país del tercer mundo, y aquí en San Francisco, una de las ciudades más ricas del mundo existen problemas de acceso al agua y a servicios de saneamiento”, explica Sandoval.

Desde la página web de Lava Mae describen su filosofía como ‘hospitalidad radical’, basándose en los tres valores de su organización: humanidad, innovación y colaboración. “‘Hospitalidad radical’ significa tratar a todos con dignidad, y también pienso, demostrarles amor “, dice a LA This Week Jasmin Mouflard-Kozowy, miembro de Lava Mae.

“Me siento bien, estar en la calle es terribe. [Aquí] recibes ropa limpia, te lavas el pelo… me gusta 20 minutos, si fuera por mí estaría dos horas bajo el agua”, cuenta Ollivierre. Todas las personas que aquí toman una ducha reciben una toalla limpia y un set básico de higiene con utensilios tan esenciales como un cepillo y pasta de dientes.


NOTAS RELACIONADAS