¿Cuauhtémoc Blanco para gobernador?

El exfutbolista y alcalde de Cuernavaca buscará candidatura para el gobierno de Morelos
¿Cuauhtémoc Blanco para gobernador?
Cuauhtémoc Blanco ahora se dedica a la política. AGENCIA REFORMA
Foto: AGENCIA REFORMA

MÉXICO – En un país de tratos amables y poco dado a los gritos de persona a persona, el ex futbolista y seleccionado nacional Cuauhtémoc Blanco es una excepción a la que se le odia y quiere por ser justo lo contrario: un estridente dispuesto al enfrentamiento físico o verbal en el deporte y ahora en la política, donde se abre cancha hacia la gubernatura tras una resolución en la Suprema Corte que en las últimas horas le abrió el camino.

“Tengo interés en participar” dijo a  mediados del año pasado poco después de asumir la presidencia municipal de Cuernavaca, Morelos, por el Partido Alianza Social (PAS) que lo buscó por ser un personaje popular que le salvaría su tambaleante registro y presuntamente con un pagó de alrededor de $300,000 dólares que aún no se ha aclarado.

La viejos políticos moreleses pusieron desde entonces el grito en el cielo y emprendieron una serie de acciones en contra del alcalde y ex delantero, de 44 años, primero por dinero que supuestamente recibió de su partido para ser candidato, luego porque habría adquirido la residencia en Cuernavaca de manera ilegal ya que Blanco nació en el Barrio Bravo de Tepito, en el corazón de la Ciudad de México.

Para ir más allá, sus enemigos del Partido de la Revolución Democrática (encabezado por el actual gobernador Graco Ramírez) promovieron con éxito en el congreso local el incremento de cinco a 12 años el requisito de residencia efectiva para ocupar el cargo de gobernador y cerrarle el paso al popular futbolista líder en tres mundiales Francia, Corea-Japón y Sudáfrica.

Para defenderlo, su partido presento ante la SCJN una controversia constitucional que tardó un año en resolver casi de manera unánime (sólo con un voto en contra) que el incremento de años de residencia fue una medida “no razonable” y “sin motivación alguna” que difiere de las políticas nacionales.

Así dejó la cancha libre para que el delantero vaya por la contienda estatal a la que pretende a pesar de las críticas de opositores que lo consideran un “arribista” que ha hecho muy poco por rescatar a Cuernavaca de las garras del crimen organizado y se la mantiene como una de las ciudades más inseguras del país entre balaceras y descabezados.

La presencia del narcotráfico se incrementó durante la actual administración pero data de hace al menos dos décadas, desde los tiempos de Jorge Carrillo Olea, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que sucedieron gobernantes de todos los partidos, igual de Acción Nacional (PAN) y ahora el PRD.

Analistas políticos como Manuel Gómez Granados observan que la corrupción de los viejos partidos explican en parte el por qué políticos frescos sean vistos con buenos ojos . “Lo primero que debemos entender de lo que ocurre hoy en Morelos”.

Por eso se puede a ver juntos en un frente antigubernamental al rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, el doctor Alejandro Vera, y por el obispo de esa ciudad, Ramón Castro. Dos personajes que difícilmente hubieran coincidido en condiciones normales en una misma ruta, junto con el poeta Javier Sicilia y el exfutbolista”.

Las últimas seis encuestas ubican actualmente a Cuauhtémoc Blanco como el político más popular en el estado al punto de el PRI quiere convencerlo para que sea su candidato en alianza con PAS. Allá el ex futbolista si acepta o no con sus respectivas consecuencias.