Sacudir al gigante dormido y crearle nuevos hábitos, objetivo de nueva organización pro voto latino

"Los latinos no votan en forma consistente", dijo uno de los expertos. "Hay que cambiar la forma en que se les corteja o no avanzaremos en representación".
Sacudir al gigante dormido y crearle nuevos hábitos, objetivo de nueva organización pro voto latino
Los latinos tienen más baja propensidad a votar que otros grupos y por eso no tienen más representantes a todo nivel (Foto: archivo)
Foto: Getty Images

El próximo año, varios latinos serán candidatos a puestos de alto perfil en California (gobernador, vice gobernador, etc) pero si la historia de los últimos años se repite, el voto latino no llenará las expectativas de participación que siempre se tienen.

De seguir las cosas como están, el gigante dormido podría seguir roncando, tal y como ocurrió en 2014 y 2016, cuando la participación de esta comunidad no alcanzó los niveles esperados.

Es por eso que un grupo de expertos políticos latinos demócratas y republicanos cree que es hora de intervenir con una táctica diferente a la que hasta ahora se ha utilizado para que los latinos se movilicen y voten.

“Estamos lanzando una nueva organización que recabará fondos para invertir en un intenso trabajo de campo, no para registrar votantes, sino para ayudarlos a movilizarse y a crear un nuevo hábito de voto”, dijo a La Opinión Michael Bustamante.

Bustamante, veterano de las lides políticas californianas y otrora asesor de varios políticos anglos y latinos, dijo que el génesis de la organización fue el desastroso “turnout” de las elecciones de medio período en 2014.

Ese año, la asistencia de los votantes registrados de California a las urnas fue abismal. Sólo 25% de los votantes participaron en la primaria y 42% en la elección general.

Entre los que menos participan están los latinos, cuyo porcentaje de votantes entre los registrados es consistentemente menor que otros grupos étnicos.

El efecto se siente especialmente en las contiendas locales, dijo Bustamante. Los latinos son únicamente el 18 por ciento de los funcionarios municipales, por ejemplo.

Se abre el telón y aparece CiviCALatino, una nueva organización no lucrativa en la que Bustamante y otras tres luminarias latinas de la política estarán centrando un objetivo principal: movilizar a por lo menos medio millón de latinos para las primarias de junio de 2018.

Los otros tres fundadores de la organización son Mike Madrid, republicano y consultor de campañas, John Perez, ex presidente de la asamblea estatal y María Echeveste, quien fue sub jefa de personal de la Casa Blanca durante la segunda presidencia de Bill Clinton.

“Los latinos votan pero no en forma consistente”, dijo Bustamante. “El hábito no es tan fuerte y su participación varía demasiado entre una primaria y una elección general”.

Las elecciones primarias casi siempre tienen menos votantes que las generales, pero el pasado año, una cuarta parte de los seis millones de personas que votaron en la elección presidencial de noviembre y no habían votado en las primarias eran latinos.

La “enorme ola” de latinos que se esperaba para las elecciones de noviembre tampoco se materializó. 

Bustamante y sus socios saben que por mucho que los partidos digan que les interesa el voto de la comunidad, nunca invierten el dinero que es necesario para movilizarlos.

El grupo ha hecho sus cálculos: en California hay por lo menos 1.6 millones de latinos que son votantes “de baja y moderada propensidad” (que votan poco o mediana mente poco).

“Este grupo”, dice Bustamante. “Nunca recibe atención porque no son votantes habituales. Tu imaginarías que las campañas los buscan, pero no es así”.

Esos votantes no están habituados a votar y solo lo hacen de vez en cuando, cuando algo o alguien los motiva.

El grupo, integrado como una entidad no lucrativa ha estado recabando dinero de diversas organizaciones y fuentes privadas que tienen un interés en movilizar la fuerza votante de los latinos.

“Nuestro objetivo es ir a tocarles la puerta, cambiar la dinámica. La mayoría de campañas gastan en tv y radio y luego al final hace un “get out the vote” y llenan los buzones de correo con docenas de mensajes”, apuntó.

CiviCALatino planea establecer una conexión con los votantes, educarlos y facilitarles el voto, incluso ofrecerles información sobre dónde y cómo votar sin dirigirlos a ningún candidato o partido en especial.

“Nuestro objetivo es ambicioso. Pero la cantidad de latinos que hay en nuestro estado nos permite tener esa ambición”. agregó Bustamante.

El objetivo tampoco es una elección en particular, sino cambiar la práctica a lo largo de múltiples elecciones en el futuro.