Editorial: Trump y su juego político

Otra vez vuelve a escudarse en la retórica antiinmigrante en vez de negociar en favor del país

Guía de Regalos

Editorial: Trump y su juego político
El presidente Trump sigue publicando tuits incendiarios.
Foto: Kevin Dietsch-Pool/Getty Images

Horas antes de la reunión los acusó en Twitter de estar a favor de una invasión de inmigrantes ilegales, de ser débiles ante la delincuencia y de querer un sustancial aumento de impuestos, para luego asegurar que no veía ningún acuerdo a la vista. ¿Por que hay que sorprenderse que no hayan asistido a la reunión?

Parecería que hoy en Washington tiene que ser aceptable que el presidente Donald Trump ofenda a todo el mundo y que los ofendidos, en este caso los líderes legislativos Demócratas, el senador Chuck Schumer y Nancy Pelosi, actúen con normalidad. Como si nada hubiera sucedido, a pesar que se ha establecido que este medio de comunicación es una expresión oficial del mandatario.

Este fue un pésimo comienzo para conseguir un acuerdo bipartidista en un plan de gastos federales para el año que viene, antes de la fecha límite del 8 de diciembre.

La acción dura de Trump alegró a los conservadores temerosos de que el Presidente ceda a la presión demócrata de incluir en un paquete la autorización de estadía a los inmigrantes beneficiarios de DACA.

Pero esto no hizo nada en avanzar una medida necesaria que financia el programa CHIP, cuya cobertura médica abarca a nueve millones de niños y 370,000 embarazadas, además de establecer un seguro nacional para inundaciones y otras gastos importantes.

La regularización migratoria de los jóvenes de DACA no debería ser un problema porque la mayoría de los estadounidense quiere darles un acceso a la ciudadanía, según las encuestas de opinión. Aunque sí lo es para los Republicanos que están bajo el dominio de los más recalcitrantes en el tema migratorio.

Para ellos es la foto del presidente con dos sillas vacías y la acusación a los Demócratas de que serán los culpables si hay un cierre del gobierno por la falta de un acuerdo a tiempo.

Es posible que se diga que la oposición prefiere ayudar a los indocumentados que a los estadounidenses, para querer ganar respaldo a costa de los inmigrantes. Culparlos en el caso de que haya un cierre de gobierno por falta de un acuerdo.

Esta será una estrategia arriesgada ya que los Republicanos están a cargo del Poder Ejecutivo y Legislativo, ellos son los responsables de las incertidumbres gubernamentales.

La atención de la Casa Blanca está más puesta hoy en cómo repartir dinero entre los más pudientes con los recortes de impuestos, que en cumplir con su labor básica que es financiar el gobierno para que actúe con eficiencia.

Es hora que Trump tome en serio la negociación sobre el presupuesto para lograr un acuerdo bipartidista que apostar a su fracaso, perjudicando a todos, para hacer politiquería.