Unir a las dos Californias para que prosperen

El desafío al que se enfrenta California en los próximos años es asegurarse de que la abundancia se extienda a cada parte de nuestro gran estado

Guía de Regalos

Unir a las dos Californias para que prosperen
Recolectores de fresas de "Well-Pick Farms" en Oxnard, California.
Foto: Archivo / EFE

Si California fuera una nación, nuestro producto interno bruto nos clasificaría como la sexta economía más grande del mundo. Suena impresionante, ¿no?

Pero la realidad es que no todas las partes del estado están prosperando de la misma manera. Es una historia de dos Californias: las grandes ciudades están prosperando, mientras que las áreas rurales y suburbanas no están completamente recuperadas de la Gran Recesión.

Es por eso que los líderes estatales deben considerar propuestas y reglamentos que no solo sean de una sola medida para todos.

Una política que pueda tener sentido en San Francisco puede no ser útil en Fresno. Una regulación que es un pequeño problema para un negocio en Los Ángeles podría perjudicar a una industria en el Inland Empire.

Una vez permitimos un programa llamado “zonas empresariales”, que se basaban principalmente en condados. Este financiamiento de desarrollo económico fue eliminado durante la última recesión cuando Sacramento tomó los fondos para cerrar la escasez de presupuesto estatal.

Creo que tenemos que restaurar completamente los fondos de desarrollo económico local porque cuando se trata de asuntos comerciales locales, Sacramento no siempre sabe mejor. Y tenemos que establecer amplias zonas de oportunidad economica en todas las regiones para que las áreas con problemas económicos puedan trabajar juntas para atraer puestos de trabajo de altos salarios.

Cuando serví como Presidente de la Asamblea estatal, ayudé a pasar nuevas leyes. Pero como Alcalde de Los Ángeles, aprendí que los mandatos y regulaciones estatales no siempre tenían sentido a nivel local.

Hace poco propuse restaurar la capacidad de los gobiernos locales para mantener los fondos locales para invertir en la creación de viviendas para maestros, enfermeras, bomberos y otros. Tal propuesta probablemente se utilizará en las ciudades donde el crecimiento económico ha causado que los costos de la vivienda se eleven a niveles increíblemente altos.

Ahora es el momento de dar un poder similar a aquellas partes de nuestro estado que enfrentan otro desafío: el lento crecimiento económico y la falta de empleos con salarios altos en todo el Valle Central y el Sur de California.

Estas nuevas “zonas de prosperidad” necesitan el poder de mantener los fondos locales. Necesitan la capacidad de adaptar las regulaciones a las realidades locales sin dejar de cumplir los objetivos estatales. Más que nada, necesitan la autoridad para actuar juntos como economías regionales para ayudar a levantar a cada familia en cada parte de California.

El desafío al que se enfrenta California en los próximos años es asegurarse de que la abundancia se extienda a cada parte de nuestro gran estado para que todos podamos progresar económicamente.

Por Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles y actual candidato a gobernador de California