Marketing emocional: La nueva forma de vender

Hoy en día no solo se trata de vender, hay que hacer que los clientes se sientan parte de la marca

Marketing emocional: La nueva forma de vender
Hay que apelar a los sentimientos para generar una necesidad de compra.
Foto: Shutterstock

Las empresas que aprenden a aplicar técnicas de ventas basadas en Marketing emocional tienden a ser más exitosos ¿Por qué? Los seres humanos somos más emocionales que racionales. Y aunque pensamos que las decisiones de compra son motivadas por una lógica, la verdad es que no es así.

¿Alguna vez le han dicho que no tome decisiones cuando esté alterado? Eso pasa solo por una razón, y es que solemos tomar decisiones de acuerdo a nuestro estado de ánimo.

Ahora bien, se preguntará qué relación guarda todo esto con una estrategia de venta, pues, mucho. Las empresas tienen en sus manos una gran poder al usar el Marketing emocional porque al generar acciones comerciales y en general publicidad que mueva las emociones de su audiencia, tienen la oportunidad de generar un lazo con ellos, que no necesariamente tenga que ver con la venta de un producto, sino más bien con sus sentimientos y eso es mucho más valioso.

Se ha dejado claro que el consumidor actual busca algo más que un producto en el mercado. Él tiene la necesidad de estrechar lazos con las marcas ¿Cómo hacerlo? Hay muchas cosas que se deben hacer para lograr una relación real con el cliente, pero entre tanto, se puede apelar a las emociones.

¿Qué es el Marketing emocional?

Todos tenemos un concepto claro sobre que es el Marketing, pero cuando hablamos del Marketing emocional nos referimos a la rama que se encarga de vender, pero apelando las emociones, valores o sentimientos de los consumidores.

Además de aumentar las ventas, el Marketing emocional desea que el consumidor termine sintiendo que es parte de la marca, es decir, que desarrolle sentido de pertenencia.

Al aplicar el marketing para tocar las emociones, las empresas deben tener claro que el método de venta no solo consiste en que el cliente se emocione de momento para concretar la compra. Hay que apostar a la fidelización del cliente porque el vínculo afectivo hará que el consumidor se quede con la empresa por más tiempo.

Una marca que conecta con las emociones logra:

Crear vínculo afectivo

Poner en marcha un Plan de Marketing que apueste por mover las emociones del consumidor, pero sin que éste desarrolle un vínculo afectivo, es perder el tiempo. Las marcas deben comprender que el consumidor de ahora busca vivir experiencias y cuando hablamos de experiencia, no necesariamente nos referimos a vivirlas en carne propia.

Por ejemplo: hacer que el cliente se le ponga la piel de gallina al ver un spot publicitario, provocar que corra una lágrima por la mejilla, incluso la personalización de los servicios o productos, son acciones que dejan una experiencia positiva en el consumidor.

Convertirse en Lovemark

Este anglicismo hace referencia a las marcas que logran conectar con su audiencia mediante sus sentimientos. Algunos ejemplos más conocidos son Coca Cola, Starbucks, Adidas, Apple.

Las marcas que finalmente se han convertido en Lovemark es porque encontraron el mecanismo para enamorar y enganchar al consumidor hasta el punto de quedarse en sus vidas. ¿Ha conocido a una persona que después de usar los productos Apple decida usar otra marca? Estamos seguros que no y eso es exactamente lo que buscar el Marketing emocional.

Vivimos en un mundo donde reina la infoxicación, el consumidor recibe publicidad en Facebook, en TV, camino a la oficina, al cruzar la esquina, en fin. Vive saturado de información y al final del día puede quedarse solo con el 2% de toda la información que recibió.

Que el consumidor viva experiencias y experimente emociones

Para que las empresas logren diferenciarse del resto, deben crear un Plan de Contenido, publicidad o cualquier otro mecanismo original, a fin de que el consumidor sea capaz de recordarlo al final del día. Para lograr eso hay que apostar por acciones que hagan vivir una experiencia.

Pensemos nuevamente en las marcas antes mencionadas. Coca Cola, por ejemplo, es una empresa que ha entendido como fidelizar a su audiencia ¿Recuerda los nombres en las latas de Coca Cola? Esa es una acción que definitivamente toca las emociones del consumidor.

Ejemplos de Marketing emocional

Edeka

Edeka es la red de minorista más grande de Alemania y hace dos años creó un spot publicitario que conmovió a su audiencia.

El comercial no promociona sus productos o los servicios relacionados a la empresa, solo busca tocar las emociones de su audiencia con un emotivo mensaje y eso también significa hacer que el consumidor viva una experiencia.

Carlsberg

Uno de los grupos cerveceros más grande del mundo. Creó un spot publicitario hace 4 años que alcanzó la viralidad. Hasta la fecha tiene más de dos millones de reproducciones.

Hacer Marketing emocional no es un asunto sencillo, detrás de un comercial de un minuto hay horas y hasta meses de trabajo de todo un equipo intentando hallar la fórmula que funcione para tocar los sentimientos de todo un nicho.

Pero aprender a usarlo pone a las empresas en ventaja, posiciona un producto y una marca en las mentes de los consumidores y, si todo sale bien, eso será así por mucho tiempo.