Un herramienta para combatir el desamparo

Centro de recursos en Sur L.A. brinda información sobre viviendas, empleo y cómo denunciar la violencia doméstica
Un herramienta para combatir el desamparo
Esta familia, a punto de un desalojo, acudió a obtener ayuda. / Aurelia Ventura/La Opinion)
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Ayer María Romo y su esposo Ismael Torres llegaron esperanzados a un centro de recursos en el sur de Los Ángeles en busca de ayuda para evitar que los desalojen de su hogar, ubicado en en Lynwood.

“Mi esposo perdió el trabajo y no hemos podido pagar la renta por dos meses”, dijo Romo preocupada.

Su pareja contó que trabaja en el pintado de autos pero que por temporadas lo descansan.

Pensar en la posibilidad de quedarse en la calle es devastador para Romo y Torres, quienes son padres de cinco hijos que tienen entre 7 y 18 años. “Es difícil para ellos emocionalmente. Para todos”, recalcó Romo.

La pareja fue referida al Programa de Alcance para Personas sin Hogar del Sistema de Cuidado Integrado (HOPICS), el cual se encarga de prevenir que las familias experimenten la indigencia o de no tienen hogar les ayuda a conseguir uno.

También les ayuda en la búsqueda de empleos, tratamiento para la salud mental y física, abuso de sustancias y violencia doméstica.

Osvaldo Torres, el hijo mayor de la pareja, confesó que no se imagina quedarse en la calle. “Esta mal, ver a gente que tenía todo y después quedarse sin nada”, dijo el joven, que acompañó a sus padres al centro HOPICS.

Diversas personas llegaron al lugar para pedir información. / Foto: Aurelia Ventura.

Ayuda en el sur de Los Ángeles

Debido a estos casos, es que este miércoles se inauguró la segunda localidad de HOPICS en el sur de Los Ángeles, en la que antes era una panadería entre la calle Crocker y avenida Slauson.

Este centro sirve al área de planificación de servicios 6 (SPA 6), que incluye al sur de Los Ángeles, Athens, Compton, Crenshaw, Florence, Hyde Park, Lynwood, Paramount y Watts.

Verónica Lewis, directora de HOPICS, dijo que de los aproximadamente 45,,000 desamparados en el condado de Los Ángeles, el SPA 6 tiene a unos 7,500.

A diario HOPICS ayuda a cerca de 300 familias con niños menores de 17 años a conseguir un techo dónde dormir, que incluye moteles y casas de renta de socios del programa.

“Las personas vienen y vemos si de verdad necesitan la ayuda les buscamos un lugar para dormir hasta por 90 días”, dijo Lewis.

El lugar se ubica entre la calle Crocker y avenida Slauson. /Foto: Aurelia Ventura

Para quienes tienen hogar pero están a punto de perderlo les ayudan a crear un plan financiero. “Vemos cuánto pueden aportar ellos y si necesitan para su renta les podemos ayudar hasta por 12 meses”, dijo Lewis.

Sin embargo, los necesitados deben tener pruebas que son indigentes o si son inquilinos debe de haber una carta de desalojo de parte del dueño de la vivienda.

Tony Zepeda, supervisor del programa para las familias en riesgo en HOPICS dijo que el sur de Los Ángeles cuenta con casi un 75% de latinos, de los cuales muchos sufren en la actualidad por los altos costos de vivienda.

“Vemos a familias latinas que están durmiendo en lugares no tradicionales como parques, en vehículos o en callejones”, dijo Zepeda.

“Algunas casas les cobran $10 dólares para que se puedan bañar con sus hijos”.

María Romo (i), su esposo Ismael Torres (d) y su hijo Osvaldo Torres (c) hablan sobre si situación con Tony Zepeda, quien es el supervisor del programa para familias en riesgo en HOPICS. / fotos: Aurelia Ventura)

Dile ‘no’ al temor

Zepeda dijo que las personas no deben temer pedir ayuda de vivienda. “Tenemos que romper con el estereotipo de que los albergues son malos. Los comparan con Skid Row [en el centro de Los Ángeles]”.

En el caso de Romo y su esposo, una vez que muestren a HOPICS la carta de desalojo, la entidad se comunicará con el arrendatario para pagar los casi 3,000 dólares de alquiler ler atrasados y recibirán ayuda en su renta mientras consiguen un empelo.

“Hacemos un plan con ellos y si no tienen trabajo tenemos un centro de recursos y centro de servicios mentales por si necesitan”, explicó Zepeda.

Agregó que en su experiencia ha notado que los latinos temen llamar para pedir ayuda. “No usamos el [número de ayuda] 211. Por ejemplo, si una familia necesita un lugar para dormir en una emergencia llaman al 211 y les dan un vale para un lugar dónde dormir y después los refieren con nosotros”, explicó Zepeda.

Lewis, directora de HOPICS, aseguró que quienes necesiten ayuda no deben preocuparse si no tienen un estatus legal en el país.

“No somos vivienda pública de Sección 8 [del gobierno]. No hacemos exclusiones”, dijo.

El programa se financia por medio de unas 15 organizaciones y grupos como la autoridad de servicios de desamparados de Los Ángeles (LAHSA), La medida H y ayuda de la ciudad y el condado angelino

Tiffany Evans (d) también se acercó al centro de ayuda junto a su bebé, de 7 meses de nacida. Aurelia Ventura.

De julio a la fecha se les ha brindado ayuda a 3.155 familias indigentes o en riesgo de caer en la indigencia, dijo Shannon Murray, directora de servicios para indigentes y de vivienda con Watts Labor Comunista Actino Comité.

De este total unas 631 familias han sido reubicadas en viviendas nuevamente, 126 han prevenido ser desalojadas y han prevenido la indigencia de unas 637 familias.

HOPICS tiene dos localidades para servir a la comunidad en el 5715 S. Broadway en Los Ángeles y 5849 Crocker Street, Los Angeles, CA 90003. Las personas interesadas en la ayuda de HOPICS puede visitar www.hopics.org o llame al (323) 948-0444.