Video: empleada de gasolinera Shell niega el baño y llama a la policía por hablar español

"Podemos rechazar la prestación de servicios a cualquier persona", dijo la empleada
Video: empleada de gasolinera Shell niega el baño y llama a la policía por hablar español
La trabajadora también le llamó a la policía, acusando a los clientes de "perturbar la paz".
Foto: Captura de Pantalla

Un grupo de hispanos grabaron en un vídeo los actos “racistas” de una empleada en una estación de gasolina en Tucson, Arizona que se refirió a ellos como “brown people” (gente marrón) y denuncian que les negó el baño por el solo hecho de hablar español dentro de la tienda.

Lupita López, que grabó el vídeo, dijo que el viernes pasado una empleada de la tienda de una gasolinera Shell les mandó callar al oír que hablaban en español.

“Entramos a la tienda riéndonos y platicando, pero sanamente, cuando nos calló y nos tronó los dedos para que nos saliéramos, lo que nos molestó mucho porque estábamos consumiendo y teníamos el derecho a usar los baños“, comentó.

Los actos de “discriminación” fueron grabados y compartidos en las redes sociales, vídeo que de inmediato se viralizó y ocasionó la reacción de cientos de personas que mostraron su descontento por la acción de los dependientes de la tienda.

Mantuvo la puerta del baño abierta para que no lo usáramos, luego habló a la policía para denunciarnos como si fuéramos unos vándalos, y se refirió a nosotros como ‘brown people’ haciendo disturbios en la tienda. Fuimos discriminados por el idioma y etiquetados por nuestro color de piel”, expresó con indignación.

Loading the player...

López, quien lleva 24 años viviendo en Estados Unidos, aseguró que nunca había vivido un acto de discriminación por ser hispana.

“Abusan de su autoridad porque se sienten apoyados por el presidente (Donald Trump). Como se ven tantas injusticias hacia los hispanos se sienten más apoyados en eso, seguramente a otras personas también las han discriminado, pero nadie nos puede callar, tenemos voz y voto en este país“, señaló.

Mencionó que decidieron irse cuando la empleada llamó a la policía, ya que algunas de las personas que formaban parte del grupo son indocumentados.

“Mejor decidimos irnos para no tener problemas, pero en la tienda deben de haber grabado todo, para que se compruebe que nunca agredimos a nadie, solo fuimos a consumir y usar los baños”, detalló.