Casa Blanca sopesa exenciones a aranceles punitivos para Canadá y México

Trump arriesga una guerra comercial porque los socios de EEUU responderían con sus propios aranceles
Casa Blanca sopesa exenciones a aranceles punitivos para Canadá y México
Al Administración Trump analiza las acciones comerciales.
Foto: Pixabay

WASHINGTON-  En el marco de su política de proteccionismo económico, la Administración Trump insiste en imponer aranceles punitivos para las importaciones de acero y aluminio pero, según dijo este miércoles la Casa Blanca, podría crear exenciones para Canadá y México, dos de los principales socios económicos de EEUU.

Durante su acostumbrada rueda de prensa, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, dijo que la Administración estudia posibles exenciones para Canadá y México “en base a la seguridad nacional, y posiblemente otros países”.

Sin ofrecer lista de países,  la portavoz explicó que las decisiones se tomarían “caso por caso”, siempre y cuando la Administración determine que existen razones de “seguridad nacional” para no imponer tarifas punitivas a esos países.

Según la portavoz, el presidente Donald Trump prevé hacer un anuncio oficial sobre la imposición de aranceles para fines de esta semana.

Huckabee Sanders hizo esas declaraciones mientras el yerno de Trump, Jared Kushner, encabezó hoy una delegación de alto  nivel a México para tratar de limar asperezas en torno a asuntos relacionados con la inmigración, seguridad fronteriza, y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN, o NAFTA en inglés).

Desde la semana pasada,  Trump ha insistido en su idea de imponer tarifas del 25% en las importaciones de acero, y del 10% en las de aluminio, como represalia contra países que, a su juicio, han sacado injustas ventajas comerciales de EEUU.

Pero, ante continuas presiones y declaraciones de rechazo a los aranceles, Trump dejó entrever a principios de semana de que su gobierno podía hacer exenciones para Canadá y México si, a cambio , hacían concesiones en la renegociación del TLCAN, un acuerdo trilateral puesto en marcha en 1994 y que, según la Administración Trump, ha perjudicado a EEUU.

Trump prevé reunirse mañana jueves con líderes empresariales para discutir su idea, que en general se ha topado con el rechazo de numerosos republicanos en el Congreso y una vasta mayoría de expertos en comercio internacional.

La imposición de tarifas a las importaciones de acero y aluminio, pensado para proteger a esas industrias en EEUU, con seguridad generarán represalias de la Unión Europea (UE) y otros socios comerciales de EEUU, encareciendo los productos al consumidor y perjudicando a la economía estadounidense, según expertos y líderes del Congreso.

De hecho, varios ministros de la UE delinearon hoy en Bruselas, capital de Bélgica y sede de la entidad, una serie de aranceles que ese bloque comercial de 28 países  está listo a instituir contra productos estadounidenses si Trump cumple con su amenaza.

La lista de productos estadounidenses en la mira de la UE incluye el acero, camisetas, tabaco,  ropa de cama, arándanos y jugo de naranja, entre otros.

Además de tomar represalias contra EEUU, la ministra de asuntos comerciales de la UE, Cecilia Malmstrom, dijo que ese bloque comercial también podría presentar una queja contra Washington ante la Organización Mundial de Comercio (OMC)  y adoptar medidas para proteger a industrias afectadas por los aranceles estadounidenses.

El principal asesor económico de Trump, Gary Cohn, anunció ayer su renuncia,  tras perder una lucha contra asesores que aparentemente sí favorecen una temida guerra comercial.