Comerciantes de Olvera Street cuestionan el plan de Garcetti para las personas sin hogar de El Pueblo

Si tienen éxito, las potenciales viviendas temporales de El Pueblo se repetirán en otras zonas de Los Ángeles
Comerciantes de Olvera Street cuestionan el plan de Garcetti para las personas sin hogar de El Pueblo
La oposición de los vendedores de El Pueblo muestra las dificultades para solucionar la crisis de las personas sin hogar
Foto: Aurelia Ventura / La Opinión / ImpreMedia

Decenas de vendedores critican el plan del alcalde Eric Garcetti de construir un nuevo refugio temporal para personas sin hogar en El Pueblo. “Vendrán más personas sin hogar, perjudicando a los comerciantes que venden ponchos, vestidos coloridos y demás a autobuses de turistas y escolares”, dijo Ginette Rondeau, vendedora de Olvera Street.

Rondeau afirma que quiere que la ciudad ayude a las personas sin hogar que viven cerca de su tienda, pero no cree que esta sea la mejor forma. Además, se pregunta por qué fue precisamente El Pueblo de Los Ángeles, el área histórica que alberga la calle Olvera, la zona elegida como refugio de 60 personas: “¿por qué no está ocuririendo esto en Chinatown o Little Tokyo?”.

Se espera que el Concejo Municipal apruebe hoy el plan de Garcetti para colocar remolques en un estacionamiento propiedad de la ciudad en las calles Arcadia y Alameda de cara a los próximos tres años. Además de las camas, los remolques ofrecerían inodoros, duchas y servicios de salud mental, entre otros servicios. Si tiene éxito, la instalación podría ser un modelo a repetir por toda la ciudad, según la oficina de Garcetti.

Los vendedores de Olvera Street son sólo un pequeño grupo, pero su oposición muestra los desafíos a los que se enfrentan los líderes de la ciudad para convencer a los vecinos de que acepten nuevos refugios y viviendas en medio de la crisis de las personas sin hogar.

En una reunión celebrada el martes entre comerciantes, representantes de la oficina de Garcetti y el concejal José Huizar, los vendedores culparon a las personas sin hogar que viven alrededor de El Pueblo de los baños insalubres de la zona, el consumo de drogas y el robo. “Estás jugando con nuestro sustento, con nuestra única fuente de ingresos para mantener a nuestras familias”, increpó a Huizar el vendedor George Sherman, que lleva treinta años dedicándose a ello.

El representante de Garcetti, Brian Buchner, dijo a los vendedores que el plan no traerá más personas sin hogar al área, sino que ayudará a dar un techo a quienes ya la habitan. Añadió que El Pueblo fue seleccionado como programa piloto debido a la alta concentración de personas sin hogar: 200, según el último recuento. Respecto al gasto, cada tráiler costará unos dos millones de dólares, a lo que habrá que sumar 1.3 millones anuales de mantenimiento.

Los funcionarios dicen que la propuesta cuenta con el apoyo de varias organizaciones locales sin ánimo de lucro. Aun así, respondiendo a la oposición de los vendedores, Huizar dijo el miércoles que la ciudad revisaría el proyecto seis meses después de iniciarlo, de cara a controlar que los problemas temidos por los comerciantes no se hagan realidad.

El éxito del proyecto en El Pueblo es de vital importancia, ya que de él depende la repetición del mismo en otras zonas. Así habló Huizar: “si esto falla, si no lo hacemos aquí y volvemos a resbalar, tendrá enormes consecuencias para el resto de la ciudad.